Pasar al contenido principal

Cómo invertir en bolsa

Además de saber cómo invertir en Bolsa, te interesa, principalmente, cómo ganar dinero con ello. Invertir es relativamente sencillo: abres una cuenta con un broker, eliges un producto financiero y ya está. Otra cosa muy diferente, y mucho más interesante, es ganar dinero en los mercados.

Para conseguir rentabilizar tus inversiones tienes que hacer las cosas de una forma muy específica tal como veremos a continuación. Si fallas en alguno de estos requisitos sencillamente no lo lograrás. Sí, podrás decir que inviertes en Bolsa, pero no que eres un trader exitoso.

Para ser un inversor de éxito necesitas la perfecta combinación de dos elementos bien diferenciados: por un lado el conocimiento para identificar oportunidades de inversión, y por otro lado la capacidad de actuar adecuadamente ante estas oportunidades. Veamos ambos elementos por separados y centrémonos en sus puntos clave.

Identificar oportunidades de inversión en bolsa

Independientemente de que elijas las acciones, los futuros, el forex o los cfd, si tu intención es rentabilizar al máximo tu capital, tienes que comprar a un precio y vender a un precio superior. Comprar barato, y vender caro. Siendo estos términos totalmente relativos, tienen sentido comparando el precio al que compras con el precio al que vendes: tienes que lograr vender por encima del precio al que va a comprar.

Esta tarea no puede basarse en el azar, en corazonadas, ni en intuiciones, ya que lo que quieres lograr es la habilidad de hacerlo a voluntad. De hecho  es imprescindible que sea capaz de desarrollar una aproximación sistemática que te permita comprar a un precio y vender más tarde a un precio superior. Y tampoco es importante si el momento de la venta es unos pocos minutos más tarde que el momento de la compra, unas horas, unos días o unas semanas, lo que si quieres lograr es que el vehículo financiero en el que participes te permita comprar a un precio y venderlo a un precio superior.

Además tampoco quieres que entre el momento de la compra y el momento de la venta ese producto se mueva en tu contra, es decir, si entras en un mercado es para ganar dinero, y si ese mercado se mueve en la dirección contraria a tus intereses no quieres permanecer en él con la esperanza de que en el futuro recupere. Eso podría no suceder jamás o podría tardar tanto tiempo en suceder que tener el dinero comprometido en una inversión perdedora te supondría un tremendo coste de oportunidad.

El dinero tiene que estar trabajando para ti, ahora bien ¿cómo identificamos oportunidades de inversión? Lo primero que haremos es definir las características que le pedimos,  para que dichas oportunidades sean interesantes:

  • Queremos que sean escenarios que se repitan muy frecuentemente. Nos interesa poder participar cuantas más veces mejor.
  • Queremos oportunidades incuestionables y objetivas. No podemos dudar sobre si un mercado ofrece o no una oportunidad de inversión.
  • Queremos que dichas oportunidades tenga un recorrido potencial elevado, ya que deseamos que nuestro dinero trabaje los más duramente posible y a gran velocidad.
  • Queremos que podamos negar dichas oportunidades rápidamente, esto es, si la oportunidad no se mueve a favor de nuestra posición, deseamos salir lo antes posible y de manera objetiva. A partir de determinado punto la oportunidad es negativa y dicho punto tiene que ser objetivo, claro y preciso.
  • Queremos oportunidades basadas en probabilidades. Sabemos que en los mercados puede suceder cualquier cosa en cualquier momento y por ello nos interesa encontrar momentos en los que las probabilidades de que el mercado se mueva a nuestro favor sean mayores que las probabilidades de que se mueva en nuestra contra, pero entendemos que no podemos adivinar el futuro. Cuando participamos lo hacemos siempre en una base probabilística.
  • Queremos oportunidades que nos den mucho más dinero del que arriesgamos. Cuando participamos en un mercado sabemos que podemos perder. Identificamos una oportunidad pero eso no quiere decir que dicha oportunidad se exprese a nuestro favor. Por este motivo acotamos nuestro riesgo máximo y sabemos en qué momento tenemos que asumir una pérdida. Cuando una oportunidad se mueve a nuestro favor queremos que tenga un beneficio potencial varias veces superior a nuestro riesgo.

Con estas características presentes definimos una oportunidad de inversión como un momento en el que el mercado está expresando un desequilibrio entre la oferta y la demanda de una manera tal, que las probabilidades de que se mueva en cierta dirección son claramente mayores a las probabilidades que se mueva en la dirección contraria.

Veamos en más detalle esta definición. Cualquier mercado se mueve por la acción de los compradores y vendedores que participan en él. Los motivos que tienen dichos participantes son variados y así, mientras que muchos tienen ánimo de lucro y esperan comprar a un precio y vender a un precio superior, otros utilizan los mercados como herramientas para cubrir riesgos derivados de sus modelos de negocio. Las expectativas que tienen los participantes sobre la cotización futura de un vehículo financiero influirán decisivamente en su deseo de comprar o de vender de manera que, si esperan precios superiores lo que harán será comprometer su capital comprando, con la intención de vender más tarde a un precio superior, y si esperan precios inferiores lo que harán serán comprometer su capital vendiendo ahora, para poder comprar a un precio inferior más adelante.

De esta manera, los participantes intentarán siempre satisfacer sus expectativas, sean de rentabilidad o sean de cobertura, y con ello moverán el precio del subyacente.

Si en un mercado determinado el ánimo comprador desborda el ánimo vendedor, es decir, si la demanda desborda la oferta, lo que veremos serán precios superiores ya que los participantes tendrán que ir comprando el mercado cada vez a un precio más alto. Si por el contrario el ánimo vendedor es el que prevalece, es decir si la oferta prevalece por encima de la demanda, el mercado será bajista ya que los vendedores de dicho mercado tendrán que ofrecer su producto cada vez a un precio menor.

Es importante resumir este punto: si hay un desequilibrio entre la oferta y la demanda a favor de la demanda, el precio subirá, y si es a favor de la oferta el precio bajará.

Nosotros utilizaremos este sencillo conocimiento sobre la estructura del mercado para identificar oportunidades de inversión. Nuestro objetivo será determinar en qué momento se ha desequilibrado un mercado y en qué sentido lo ha hecho. Si identificamos que es la demanda la que prevalece lo que haremos será comprar. Si por el contrario es la oferta la que domina, lo que haremos será vender.

Una oportunidad de inversión entonces será aquel momento en el que podemos identificar un desequilibrio y podemos determinar la dirección más probable.

Ahora bien, ¿cómo lo hacemos para identificar un desequilibrio? Utilizando el conocimiento sobre el funcionamiento de los mercados. Sabemos que los participantes intentarán satisfacer todos sus expectativas y que si uno compra y uno vende, uno de los dos está equivocado. El que compra lo hace porque espera que el mercado cotice en el futuro a un precio superior, y el que vende porqué no cree que el mercado va a cotizar a un precio superior. Si el comprador creyera que el mercado iba a bajar de precio no compraría, y si el vendedor creyera que el mercado iba a aumentar de precio no vendería.

Podemos deducir pues que en los mercados participan necesariamente dos tipos de participantes, los que tienen razón y los que se equivocan. Los que tiene razón ganan dinero, y los que se equivocan lo pierden. Nosotros queremos participar para ganar dinero así que queremos tener razón. Pero los que pierden también quieren tener razón. ¿Cómo solucionamos ese problema? ¿Es realmente posible participar en algún mercado de manera que terminemos ganando dinero de forma sistemática?

De hecho para contestar esta pregunta podemos dejar nuestras opiniones personales a un lado y analizar los datos que nos ofrecen los brokers. Ellos nos hacen saber que el 90% de los participantes pierden dinero el 90% de las veces. Y visto desde este punto de vista es bastante descorazonador. Ahora bien, hay otro punto de vista a este hecho: el 10% de los participantes, pierden dinero el 10% de las veces, o lo que es lo mismo, si el 90% pierde, hay un 10% que gana todo ese dinero. Hay una minoría que se queda con el dinero de una mayoría.

En cualquier mercado hay profesionales que saben lo que hacen y que terminan ganando mucho dinero, y aficionados que no están suficientemente preparados y que terminan perdiendo. La clave está en participar al lado de los que saben lo que hacen.

¿Nos interesa saber los motivos que  tienen esos profesionales para comprar un mercado? Si y no. Es interesante saber su opinión, pero no es necesaria para ganar dinero. Si ellos compran, nosotros compramos porque ellos ganan la mayoría de las veces. Si ellos venden nosotros vendemos por la misma razón.

Así nuestro reto se resume de la siguiente manera: para identificar oportunidades de inversión lo que queremos hacer es participar en aquellos momentos en los que participan los profesionales, y en la dirección en la que lo hacen.

¿Pero cómo lo haremos para identificar esos profesionales? Ellos no nos lo van a contar ya que si lo hicieran perderían la oportunidad. Si alguien sabe que el precio de determinado producto va a encarecerse en el futuro lo que hará será comprar dicho producto de la forma más sigilosa posible. No querrá que los demás participantes tengan acceso a dicha información ya que si lo hicieran entrarían a competir con él antes de que pudiera comprar todo lo que hay disponible. Es más, probablemente estaría interesado en hacer creer que dicho producto no es interesante e incluso que va a bajar de precio, de esta manera tendría más producto disponible para sus compras.

Capacidad de actuar adecuadamente al invertir en bolsa

Los profesionales no van a contar fácilmente lo que harán ni los motivos que les llevan a ello, pero tampoco hace falta que lo cuenten, porque nosotros podemos aprender a seguir sus huellas. De esta manera podremos identificar si están comprando, o si están vendiendo y seremos capaces de posicionarnos a su lado.

Resumiendo: para identificar oportunidades de inversión lo que haremos será seguir la huella de lo que hacen los profesionales. Si ellos son capaces de ganar el 90% de las veces nos interesa estar a su lado. Si lo hacen porque tiene información privilegiada, porque tienen una tecnología superior, o simplemente porque son capaces de mover el mercado, no nos interesa tanto como el saber si compran o si venden

Nuestro trabajo como inversores consistirá pues en aprender a identificar la presencia profesional. Cuando ellos están activos nosotros queremos estar activos, si compran buscaremos comprar, y si venden buscaremos vender. Los mecanismos técnicos que nos indican su presencia son objetivos fáciles de leer: el volumen de participación relativo y el rango relativo.

El volumen nos permite comprar la actividad que ha habido en determinado período de tiempo, en relación a la que ha habido antes. Por ejemplo podemos ver si en los últimos cinco minutos ha habido más o menos actividad que en los 15 minutos anteriores. La actividad nos habla de los profesionales.

El rango de precios en determinado marco temporal también nos habla. Si la diferencia entre la cotización máxima en los últimos cinco minutos, y la cotización mínima en ese periodo de tiempo es marcadamente superior al rango de cotización de los últimos 15 minutos sabemos que es altamente probable que los profesionales estén activos.

Estas huellas, y otras muchas, que los profesionales dejan cuando participan en un mercado nos señalan la dirección en la que debemos de participar nosotros y forman el núcleo del conocimiento técnico que un inversor necesita dominar. Aprender a identificar oportunidades de inversión se reduce a desarrollar la habilidad necesaria para leer lo que están haciendo los profesionales.

Ellos nos van a hacer creer que están vendiendo cuando en realidad están comprando, y que están comprando cuando lo que quieren es vender. Estas manipulaciones responden a su mejor interés: no quieren que les hagamos la competencia. Pero nosotros desarrollaremos la habilidad de desenmascarar sus maniobras para poder participar a su lado.

Identificar oportunidades de inversión será pues una tarea necesaria para tener éxito, y el conocimiento técnico deberá de adquirirse y practicarse hasta volverlo una segunda naturaleza. Es algo que cualquier persona interesada en cómo invertir en bolsa puede desarrollar y dominar con cierta dedicación.

Pero hace falta un segundo requisito para ganar dinero en los mercados financieros, y es que una cosa es encontrar la oportunidad, y la otra es saber aprovecharla. Paga ganar tenemos que comprometer nuestro capital de una forma específica, en la cantidad adecuada, y en el momento correcto. Hacerlo antes de tiempo nos pondría en una situación de riesgo. Hacerlo demasiado tarde nos privaría de parte del beneficio de la oportunidad. Comprometer un capital demasiado grande nos expondría a la ruina ya que tenemos que tener presente que nuestra participación es siempre en una base probabilística. No proteger nuestra posición con un stop adecuado nos podría salir muy caro. Es decir, hay muchas cosas que deben ser hechas de forma precisa, y hay que coordinarlas todas.

A esta dificultad hay que sumar la respuesta de nuestras propias emociones, y es que al comprometer nuestro capital podemos despertar una serie de mecanismos cognitivos como el miedo o la codicia, que pueden interferir en nuestra correcta capacidad de análisis. Así, podríamos tener todo el conocimiento necesario, y no ser capaces de participar con éxito a menos que aprendiésemos a gestionar nuestras emociones.

La segunda clave del éxito pues, es la correcta gestión de lo que sentimos en el mercado de manera que, favorezca una correcta ejecución y nos permita aprovechas las oportunidades de inversión. Sin ese dominio emocional correríamos el riesgo de operar con miedo e invalidar nuestro análisis.

Así, cuando decimos que necesitas actuar correctamente antes las oportunidades de inversión estamos señalando la necesaria habilidad de manejar tus respuestas emocionales para que no interfieran en tu capacidad de análisis. Este dominio solamente se adquiere con el necesario entrenamiento ya que es contraintuitivo. Aquello que nos parece que tenemos que hacer es justo lo contrario de lo que debemos hacer: el miedo nos hace vender, cuando lo que tenemos que hacer es comprar, la codicia nos lanza a comprar, cuando lo que debemos hacer es vender.

Ahora bien, si estás comprometido con tu éxito y verdaderamente quieres ganar dinero en los mercados financieros, estarás dispuesto a hacer lo que hace falta hacer. En este artículo hemos querido identificar estos dos grandes aspectos para señalar su importancia: Aprender a identificar oportunidades de inversión, lo que nos hará participar de la mano de los inversores profesionales, y desarrollar la correcta disciplina emocional para actuar de la forma como debe hacerse sin que las emociones interfieran en tu éxito. Estas son las bases para comprender cómo invertir en bolsa.

Contrata nuestro programa