Pasar al contenido principal

La felicidad en el trading con mi mapa del tesoro

Las respuestas se encuentran en nuestra manera de pensar.

Siempre he creído que si dependes de condiciones y circunstancias exteriores para ser feliz, entonces es muy poco probable ser feliz de manera regular.

Sin embargo, aumentan mucho las posibilidades de ser feliz desarrollando las actitudes apropiadas y, más específicamente, trabajando para neutralizar las creencias y las actitudes que nos impidan sentirnos bien o experimentar placer.  Conseguir un éxito continuado como trader, funciona del mismo modo. No podemos contar con el mercado para que nos haga tener éxito de manera regular, del mismo modo que no podemos contar con los otros para que nos hagan felices. La gente que es verdaderamente feliz no necesita nada para serlo. Son felices por naturaleza.

Los traders que ganan con regularidad son regulares por naturaleza. No tienen que esforzarse para ser regulares: lo son. No puedes esforzarte para ser regular, porque el acto mismo de esforzarte en serlo te impedirá lograrlo alejándote mentalmente del flujo de oportunidades, con lo cual reducirá las posibilidades de ganancias y aumentará el riesgo de pérdidas. Cuando se está en el flujo (fluyendo), no es necesario hacer ningún esfuerzo porque lo que sabemos sobre el mercado esta a nuestra disposición, las acciones parecen fáciles porque no necesitan lucha ni resistencia. El hecho de hacer esfuerzos indica que hay un cierto nivel de resistencia o de lucha.

La felicidad en el trading con mi mapa del tesoro

Los mejores traders permanecen en el flujo porque no se esfuerzan en obtener nada del mercado, están ahí sencillamente disponibles para obtener lo que el mercado les ofrezca en cada instante. La diferencia entre estas dos perspectivas es enorme. Durante ese proceso en el que nos esforzamos para conservar un estado de ánimo sereno, nos alejamos también del flujo de oportunidades y entramos en el reino del "yo podría", del "yo debería", del "si yo hubiera"... La amenaza del dolor engendra el miedo, y el miedo es la fuente del 95 % de los errores que vas a cometer.

Durante los últimos años, relacionándome con alumnos que desean aprender a operar, he visto una situación que se repite en muchos casos: medir el progreso. Soy amigo de no creer nada ni nadie, pero también de no negar nada ni nadie. Simplemente escucho, tomo nota, actúo y mido el progreso. Luego son los números los que hablan. Todo en mi vida lo he logrado así. He dejado a un lado prejuicios, comentarios, opiniones, tanto de gente a mi alrededor como los míos propios. ¿Por qué digo esto? porque muchas veces cuando aprendemos una señal de trading, analizamos un indicador, o bien operamos en simulado nos encontramos atrapados. No medimos el desempeño, no nos fijamos en nuestra cuenta de trading, no sabemos qué porcentaje de éxito estamos logrando. Ya lo he dicho, sin números, sin rumbo estamos muertos. 

No podemos estar golpeando la pared una y otra vez, no somos ratones, la idea de fondo es: pruebo algo, aprendo cualquier aspecto y experimento como haría cualquier científico, una vez medido debo buscar otro camino si los resultados no han sido favorables. Soy muy amigo de los mapas del tesoro, o denominados hojas de ruta. No solo para el trading, sino para cualquier cosa que uno quiere conseguir. Si antes de aprender a operar yo tengo un mapa con pasos definidos, sitios para descansar, premios que me daré al ir consiguiendo pequeñas metas, todo es más sencillo. Porque puedo colocar fechas en cada punto del mapa hasta llegar a mi destino (tesoro). No voy a ciegas, no me quedo en un punto meses y meses. Puedo planificar con mis profesores cuando llegaré a cada punto intermedio. Hay que jugar, divertirse y sobre todo avanzar. Sin esto, pasarán los meses y no avanzaremos.

El trading es una profesión solitaria y es fácil auto-engañarse, no reconocer que no avanzamos nos mantiene inmóviles, por eso es vital tu mapa del tesoro, tu hoja de ruta, ser humilde y buscar caminos, atajos alternativos.  Primero tienes que creerte que serás un trader profesional, que llegarás a tu destino, sin esto, todo serán excusas y razones para no progresar. Mide siempre tu progreso por favor, qué te dice tu cuenta simulada, cuántos dólares/euros semanales estas obteniendo, qué ganancia media estas obteniendo, que porcentaje de éxito tienen tus señales, desnuda tu sistema de trading y trata de mejorarlo. Pregunta, acude a gente que viva del trading y busca tu tesoro. El premio siempre está preparado para los persistentes. Pero solo unos pocos son constantes. Seguro que tú sí.  ¡¡¡Mucha suerte aventurero!!!

El trading como en la vida me recuerdan al bambú chino (parece que nada sucede paso a paso y de repente...), te dejo con este vídeo: (duración: 1:34 minutos)

Comentarios

quiero ser una traider profesional, primero por llegar a ser económicamente libre, segundo porque soy una persona solitaria y muy disciplinada, y tercero porque si tengo dinero podre realizar mucho de mis sueños. Por todo esto muchas gracias juan por tu apoyo y tus ayudas. si tuviera dinero no dudaría en ser tu alumna en trading profesional, pero intento conseguir ayuda por otro sitio es mas difícil y mas lento pero es lo que hay.
gracias por todo y espero que me aceptes como amiga en facebook.

un saludo

Estupendo Angeles, sin prisa, poco a poco, sin ansiedad. Gracias a ti por tus palabras. Un fuerte abrazo.

Me encantó el post Juan!!

Disfruto leyendo como transmites,

Gracias!!
I Love trading!!

Muchas gracias Kiks por tu comentario, muy positivas y entusiastas tus palabras. Un fuerte abrazo.

Muchas gracias Ramón Albert por tu comentario. Ayer me hablaron de ti. Un placer que estés con nosotros. Claro que sí. Seguiremos adelante. Un abrazo y feliz día.

Un objetivo. Cada día más claro, cada día más cerca. Sin prisa, pero sin pausa.
Y además siempre estáis ahí, por si el mapa está borroso o no sabemos interpretarlo en algún momento..., el miedo se reduce en la misma proporción que aumentan nuestras posibilidades de éxito.
Gracias por ayudarnos a no creer en nada, y al mismo tiempo, gracias por todo.