Pasar al contenido principal

Antes de que tires la toalla

antes de que tires la toalla

 

Estos son los puntos que deberías revisar antes de tirar la toalla:

  • Primero revisa tus expectativas de tiempo y económicas.

  • Revisa tu experiencia y especialización.

  • Revista tu ventaja y tu capacidad de gestión.

  • Revista tus hábitos de registro, análisis y aprendizaje.

Cuando comenzaste a interesarte por el trading podías tener expectativas desajustadas y pensar que en un fin de semanas iba a aprender a operar al lado de los traders institucionales, pero por menos tiempo que lleves en esto ya habrás visto que operar con éxito requiere algo más de tiempo y dedicación. Ni son dos días, ni son dos semanas y tan siquiera son dos meses. En función del tipo de operativa que desarrolles puedes tardar incluso años, así que un buen punto de partida puede ser que te asegures de tener las expectativas ajustadas a la realidad.

Tampoco es adecuado pensar en bloques de tiempo como semanas o meses, ya que no es lo mismo que puedas entrenarte a raíz de dos horas al día que a raíz de dos horas a la semana. En un mes, el primer alumno habrá dedicado 40 horas a su desempeño, con los fines de semana libres, y el segundo alumno habrá dedicado 8 horas.

También es importante que tengas en cuenta el tipo de desempeño que estás intentando desarrollar: ¿Estás aprendiendo un tipo de operativa posicional o estás aprendiendo a hacer scalping? No es lo mismo que debas desarrollar la capacidad de tomar decisiones cada cuatro horas por ejemplo, que cada pocos segundos y obviamente necesitarás una cantidad de tiempo distinta.

Lo mismo sobre tus expectativas económicas, podría ser que estuvieras siendo consistente pero no te sintieras satisfecho con lo que estás logrando. Lo he visto muchas veces: un trader abre una cuenta de 1.000$ y le saca una rentabilidad de un 10% al mes, que en números absolutos son 100$ de ganancia, pero claro, con eso no paga ni la luz que consume mientras opera, así que llega a la conclusión errónea de que su sistema no es válido, de que está lejos de poder ser un trader profesional y de que más vale que haga algo distinto.

En su mente esos 100$ son calderilla, pero si toma perspectiva puede descubrir que en realidad la clave está en su capacidad de sostener esos resultados un mes tras otro, y no en si puede o no vivir con 100$.

Pregúntate pues ¿eres capaz de conseguir una rentabilidad sostenida a lo largo del tiempo? Eso es fundamental. Pero hay más cosas, obviamente, no basta con la rentabilidad que logres, también es importante como la logras. Si tus resultados depende de “golpes de suerte”, si asumes un drawdown horroroso, o si improvisas en cada operación, ese resultado es poco probable que sea sostenible en el tiempo.

En cambio, si el resultado es fruto de un trabajo disciplinado y sistemático, ese 10% mensual puede cambiar tu vida. Con una cuenta de 100.000$ por ejemplo estarías ganando 10.000$. Y si la pregunta es ¿cómo se supone que vas a lograr llevar tu cuenta de los 1000$ a los 100.000$, la respuesta es que en realidad hay muchas formas de lograrlo. Pero ninguna pasa por pensar que tus resultados son mediocres y que debes innovar tu operativa, o que debes buscar otro sistema, método o indicador. Si ya logras ese 10% aunque sea con una cuenta pequeña puedes, por ejemplo, mostrar tus resultados a alguien que tenga ese dinero que tu necesitas. Muestra tu capacidad de lograr resultados de forma sistemática, muestra una buena gestión de tu drawdown y tu disciplina, y tendrás tu capital.

Otro elemento a revisar es tu experiencia y tu especialización. Me explico, podrías pensar que llevas demasiado tiempo porque al fin y al cabo hace ya cuatro años que persigues el sueño de convertirte en operador, y en cuatro años se supone que deberías ser competente, has dedicado muchas horas, demasiadas tal vez, pero dime ¿te has especializado? ¿Han sido horas dedicadas al mismo concepto, o más bien has pasado de un concepto a otro, de un sistema a otro, de un mercado a otro?.

El trading requiere un tipo de competencia que desarrollarás si le dedicas suficiente tiempo, pero lo que es un error, por lo demás muy habitual, es pensar en términos absolutos del tipo “llevo cuatro años dedicados al trading”, cuando en realidad, al tipo de trading que estás intentando hacer ahora no lleves ni cuatro semanas.

Si aprendiste un sistema de swing trading operando en canales dinámicos y luego pasaste a otro de scalping operando regresiones a la media, el tipo de habilidades que estás desarrollando, las observaciones del mercado, y las distinciones que realizas puede que no sean complementarias, que sean independientes las unas de las otras. Si operas con un sistema basado en el Market Profile, y luego te mueves a otro que se basa en armónicos, ¿de qué te sirve la experiencia pasada? Si aprendiste un sistema para operar en el mercado de acciones explotando las cajas de Darvas, y luego te pasaste en uno que sigue los ciclos de Hurst ¿de qué te sirve la experiencia pasada? Si dedicaste un año a operar en Opciones, otro a la operativa en futuros y ahora estás con forex, ¿de verdad tu experiencia es acumulativa? Obviamente algunos conceptos son los mismos. Hay ciertos componentes básicos, ciertos elementos fundamentales del éxito como operador que permanecen constantes sea cual sea la base de tu sistema, la gestión del riesgo, el manejo de la posición, la disciplina ejecutiva, etc, pero lo que señalo es que puede que no sea correcto pensar que llevas tanto tiempo si no te has estado especializando en un solo sistema, ¿lo ves?

Esto señala un problema muy habitual en el camino hacia la consistencia: el cambio de aproximación lo que sitúa al trader siempre en el mismo exacto nivel de desempeño que el novato. Si, tal vez lleve cuatro años estudiando trading, pero ¿cuánto tiempo ha pasado especializándose en una sola aproximación? Es un verdadero principiante en esta nueva forma de operar, o en este nuevo mercado, o en esta nueva forma de gestionar la posición, tomar beneficios, marco de representación, u horario.

Es algo así como decir que uno lleva cuatro años dedicados a la música pero haber estudiado tres meses de flauta, tres de batería, tres de piano, tres de armónica, tres de maracas.

Otro elemento que debes revisar es la ventaja que estás explotando. ¿Operas con un sistema con esperanza positiva? ¿Si un trader disciplinado utilizase tu mismo sistema, ganaría dinero? Entiende que no puedes ganar si no explotas una ventaja, pero entiende también que esa ventaja depende de tu capacidad de gestionar tu sistema. Puede perfectamente ser, de hecho es muy habitual, que el propio operador sea quien invalide la ventaja.

Enlazando con el punto anterior te diré que hay traders que cambian tan rápido de sistema que la primera operación la toman por un principio, la segunda por otro y la tercera por un tercero. Han cambiado su sistema tres veces en tres operaciones y luego se extrañan cuando los resultados no llegan. Y lo que dicen es: debo seguir cambiando de sistema hasta que aparezcan los resultados, cuando deberían decir justamente lo contrario: debo seguir explotando un mismo sistema hasta que aparezcan los resultados.

Cambiar de sistema cada pocas operaciones invalidará cualquier ventaja que tenga tu sistema.

Y si tu sistema pone las probabilidades a tu favor, y lo has podido comprobar porque otros operadores logran ganar con él, o porque tu operativa con una cuenta simulada es positiva y consistente, pero cuando lo explotas tú fracasas, debes aún revisar la gestión de  ese sistema.

Es importante que entiendas que no te basta con saber qué debes hacer, si no que es imprescindible que hagas exactamente eso que sabes. Sin una adecuada gestión no sostendrás tus resultados.

Más aún, si tu sistema te da una ventaja debes asegurarte que tu gestión no te la quita. Por ejemplo que no estás moviendo el stop a BE porque no quieres perder, y termines saliendo con full stop cuando una operación va en tu contra, pero en BE cuando una operación es ganadora. O que no aumentas tus posiciones justo después de una racha ganadora, o que no sobre operas para recuperarte de tus perdidas, o que no fuerzas operaciones por aburrimiento, etc.

Si has aprendido un sistema que te ofrece una ventaja, debes explotarlo de manera que esa ventaja haga su aparición.

Y aún una familia más de elementos a revisar: los buenos hábitos de registro, análisis y aprendizaje.

Debes registrar tus operaciones más allá del resultado absoluto en pips, en ticks o en dólares. Necesitas saber porqué motivos tomaste esa operación, qué contexto habías creado, qué esperabas que sucediera, cómo quisiste gestionar esa posición, cómo terminaste gestionado, qué pensabas antes de entrar al mercado y qué pensabas mientras veías el precio moverse.

El registro debería mostrarte la esperanza estadística de tu sistema, los puntos de mejora en tu gestión, y los posibles errores en tu ejecución.

De esta manera podrás saber si debes a qué se deben tus resultados actuales. O bien estás explotando un sistema que no contiene una ventaja estadística, o bien la contiene pero tu gestión es incorrecta.

El sistema es la parte más fácil de cambiar: si no funciona aprende uno que sí lo haga. Eso no es difícil y hay muchos sistemas a tu disposición. Pero raramente está ahí el obstáculo a la consistencia. Apostaría que ya sabes lo que debes saber sobre el mercado y sobre la gestión de tu posición, pero si no logras el tipo de resultados que buscas y tus expectativas están ajustadas a la realidad, el problema radica dentro de ti mismo.

El obstáculo que te impide el éxito no es el mercado, el sistema, o el vehículo financiero, sino tu mismo. Es probable que estés en la raíz misma del problema.

En ese caso la pregunta que debes hacerte lo antes posible es si estás dispuesto a transformarte en quién debes llegar a ser para operar con éxito o te empecinas en seguir haciendo lo mismo pero con un nuevo disfraz.

Si crees que has ajustado tus expectativas, que te has especializado en un sistema el tiempo suficiente, que tienes una ventaja objetiva, y buenos hábitos de registro y gestión, pero a pesar de eso no logras la consistencia, en ese caso abandona. Déjalo ya, no malgastes más tiempo, energía y dinero. El trading no es para ti. No podrás conseguir la consistencia desde la estructura mental en la que operas. No eres suficientemente sincero contigo mismo y además no lo ves.

El trading es sencillo, lo complicado, lo que verdaderamente es un reto para la mayoría es la mente desde la que se opera.

 

 

¿Quieres formarte en trading con nosotros?