Pasar al contenido principal

Tu expareja y el trading

tu expareja y el trading

Por definición, una relación con tu expareja es una relación que parecía que iba a dar un resultado y que dió uno, como mínimo, ligeramente distinto. Tal vez, pensabas que os ibais a entender y finalmente no lo hicistéis, o quizá, la expectativa era que esa vez la cosa iba a funcionar pero terminó torciéndose, quizá apareció un tercer jugador, da igual, el caso es que comenzasteis con un plan, ni que fuera “ver qué tal” y finalmente la cosa acabó.

Y no es que todas las relaciones que has tenido hayan sido iguales, claro, pero si han terminado puede que contengan aún la semilla de una lección, una enseñanza sobre el manejo de tus posiciones perdedoras.

Verás, cuando comprometes tu capital en el mercado lo haces también con una expectativas, igual que al iniciar una relación no deseas que la cosa acabe mal, pero sabes que esa posibilidad existe. La pregunta que me gustaría hacerte es ¿cómo han terminado tus relaciones generalmente?

Algunas personas son capaces de soltar aquello que no funciona con mucha rapidez, no se apegan y cortan a la primera señal de que algo va mal. Esos serán excelentes operadores. Cortar las pérdidas y dejar correr los beneficios.

Otras muchas personas, no obstante, se aferran a lo que tiene como a un clavo ardiendo, aunque les perjudique. Si no es tu caso, seguro que conoces quién está o ha estado en esa situación. Desde fuera, cualquier persona de su entorno lo ve sin dudas: esa relación no va bien, pero desde dentro parece que no se es capaz de terminar.

Y en el trading pasa algo parecido, una operación tomada con una expectativa se gira en tu contra, y sigues teniendo esperanza, sigues contándote historias sobre lo que va a pasar, sobre cómo todo irá bien, te dices que el precio recuperará, que no puede ser que haga lo que está haciendo, que es pasajero, que es transitorio, que las aguas volverán a su cauce.

Y desde fuera, cualquiera sería capaz de ver que esa operación está muerta aunque se mueva, que lo único que hará el precio será ir más y más en tu contra, que tienes que salir aceptando que el resultado no es el que esperabas. Soltar la posición perdedora, soltar la relación perdedora.

Pero no teorices, no imagines, recuerda. Tu relación dejó de ser lo que querías y entonces ¿qué sucedió? ¿Asististe pasivamente a la destrucción de la pareja, luchaste por revivir, por cambiar lo que estaba siendo, doblaste tu esfuerzo en pos de un ideal porque pensabas que era mejor estar mal acompañado que solo?

Dime cómo te comportas con tus parejas y te diré cómo manejas tus posiciones.

Cuando el precio se mueve en tu contra, cuando hace lo contrario a lo que esperabas que hiciera debes aprender a soltar, a desapegarte, a minimizar el coste. No sirve de mucho negar la realidad última de precio: tú tenías un motivo para entrar, y ahora ese motivo ya no existe.

Tu pensabas que esa relación iba a ser diferente,  pero resultó que no, que lo que imaginabas no fue, que eso que querías se desvaneció.

¿Quiere eso decir que debes cortar tus relaciones tan pronto la cosa no vaya como quieres? Yo no lo se. No soy nadie para decirte lo que debes hacer, pero te invito a que reflexiones sobre eso. En algunos casos tal vez lo más sensato sea luchar, en otros casos esa lucha no anticipa más que una larga agonía. Igual que en el trading. No es que debas salir del mercado nada más el precio se gire un tick en tu contra, tal vez debas buscar un punto mejor en el que salir y reducir tu pérdida, pero no te aferres, no inventes un movimiento que no está siendo. No te hagas más daño del necesario.

¿Debes volver con tu ex? Cuando algo ha demostrado no ser lo que esperabas, cuando se ha convertido en una cosa diferente, tal vez insoportable, ¿debes regresar de nuevo sobre tus pasos?

¿Y una operación perdedora? ¿Debes retomarla? El precio ha girado y te ha sacado, ahora vuelve a moverse cerca de punto en el que entraste ¿tomas de nuevo tus posiciones para “recuperarte” de la pérdida?

Una relación que no funciona es como el cagarro de un perro, que desde lejos parece chocolate, el color es el adecuado y si ha pasado tiempo y está frío puede llevarte a engaño, pero no te equivoques, es mierda.

Si te cuesta cortar con tus parejas tienes ahí un trabajo pendiente que realizar, y si aguantas posiciones perdedoras en el trading, igual te digo: la pelota está en tu campo y te toca trabajar sobre ti mismo, y recuerda una vez más, la clave en ese caso tampoco está en cambiar de sistema, de indicadores o de mercado, se trata de un trabajo interior.

 

 

 

¿Quieres formarte en trading con nosotros?