Pasar al contenido principal

Cómo hacer que tu inconsciente trabaje para ti en el trading

Cómo hacer que tu inconsciente trabaje para ti en el trading

Las personas que están en el proceso de convertirse en traders profesionales, suelen pasar por una fase en la que ganan un día, ganan otro día, otro más y luego, pierden de repente todo lo que habían acumulado.

Algo así como comenzar el lunes ganando cuatro puntos, seguir el martes ganando otros dos, el miércoles otros cuatro más, y luego el jueves perder seis puntos y el viernes cuatro.

Pasar el fin de semana repasando gráficos y enfrentar la siguiente semana con una clara determinación de hacerlo bien... comenzar ganando, proseguir ganando... y terminar perdiendo...

¿Por qué pasa eso? ¿Qué extraño motivo empuja al trader a hacer locuras al final de la semana y a devolver todo lo que ha ganado?

Este ciclo, siendo muy habitual, tiene fácil solución. Lo que haremos será utilizar nuestra mente inconsciente para que trabaje a nuestro favor. Trazaremos un objetivo de beneficio semanal, y nos comprometeremos a dejar de operar cuando lo hayamos alcanzado. Supongamos que nuestro objetivo son diez puntos... llegado a este objetivo pararemos durante el resto de la semana. Da igual que lo alcancemos el miércoles que el lunes. Una vez lo hemos logrado paramos de operar hasta el próximo lunes.

¿Cómo va esta práctica a ayudarte a alcanzar la consistencia? Poniendo tu mente a trabajar a tu favor. Sabemos que la mayoría de traders asociaN emociones negativas a estar en el mercado. El miedo, la frustración, la ira o la desesperación son algunas de las más habituales. Por otro lado, sabemos que nuestra mente reacciona de la misma forma ante un estimulo imaginado que ante uno real. Cuando alcanzamos nuestro objetivo y nos apartamos del mercado le estamos diciendo a nuestra mente qué es lo que tiene que hacer para evitar esa situación emocionalmente amenazante.

El mensaje es, que una vez hemos logrado la meta, que nos hemos fijado podremos dejar de estar en ese entorno negativo, y tu inconsciente no tardará mucho en lograr justamente eso.

Has decidido que tu objetivo son, por ejemplo, diez puntos, y el miércoles ya los tienes. El jueves y el viernes estás fuera del mercado, haciendo otras actividades y tu mente queda recompensada con la ausencia de un estímulo negativo. La siguiente semana comienzas a operar y puede que logres tu meta el martes. Te tomas el resto de la semana libre y tu mente refuerza la idea de que, para lograr esa tranquilidad lo único que tiene que hacer es facilitar el logro de tu meta en puntos.

Con esta práctica estás logrando que tu inconsciente trabaje a tu favor, y que haga lo que sea necesario para facilitar tu éxito. Ahora bien, para que este mensaje tenga sentido es absolutamente esencial que llevemos a cabo nuestro compromiso, y nos alejemos del mercado una vez logrado. Si queremos hacernos trampa mandaremos un mensaje contradictorio que nos sumirá de nuevo en la desesperación de ganar  y devolver al mercado las ganancias.

Esta práctica es muy sencilla y funciona fantásticamente aprovechando el poder de las emociones a nuestro favor.