Pasar al contenido principal

¿Dejo mi trabajo y me dedico a la Bolsa?

¿Dejo mi trabajo y me dedico a la Bolsa?

Cuando uno hace los números y ve el potencial de retorno que ofrece la Bolsa puede sentirse tentado a dejarlo todo y lanzarse de cabeza a ese mundo.

Después de haber aprendido algo de Análisis Técnico, haber visto algunos vídeos operando en real, o haber hablado con un trader de éxito el deseo de embarcarse en esa aventura aparece como más cercano y posible.

Y en muchas ocasiones la persona que demuestra ese interés comienza su proceso de formación en su tiempo libre. Tiene muchas cosas por aprender así que va dando sus primeros pasos y se adentra en ese territorio con expectación e ilusión.

Llega un momento en el que topa con las primeras dificultades. Quizás después de todo esto del trading no es tan fácil como parecía... tal vez sea necesario aprender algo más que cuatro trucos, quizás necesite un proceso de estudio sistemático y de entrenamiento que demore en el tiempo la llegada de la tan deseada consistencia.

En ese momento de duda es relativamente habitual que una de las preguntas que se planteen sea la de dejarlo todo y lanzarse a la Bolsa a tiempo completo. A fin de cuentas el potencial está ahí y es solo cuestión de técnica el "ordeñar" el mercado... Por otro lado no es menos cierto que después de toda la jornada de trabajo, centrarse en seguir dedicando tiempo y energía a los mercados, no es una tarea fácil. Quizás los resultados mediocres que uno obtiene se deban justamente a que está dividiendo su atención entre su trabajo y el deseo de ser trader...

Parece lógico, desde cierto punto de vista, pensar que si uno solamente dispone del tiempo libre que le deja el trabajo y el resto de sus obligaciones, su progreso en el mundo de la Bolsa será más lento. Y es incluso razonable pensar que si uno pudiese dejar el trabajo y centrarse exclusivamente en desarrollar sus habilidades como operador todo sería más rápido y se alcanzaría la consistencia en menos tiempo.

Lamentablemente si uno deja el trabajo para dedicarse a la Bolsa incurrirá en una situación de presión extrema. Pasará de estar relajado aprendiendo a estar necesitado aprendiendo. De estar confiado en que puede hacer frente a los gastos de su estilo de vida con su trabajo, a necesitar ganar a toda costa. Esta es una muy mala situación. Al mercado no se le puede exigir.

Si nos presionamos en exceso bloqueamos nuestra capacidad de percepción y dejamos de operar de forma objetiva. La mente nos urge a tomar decisiones bajo la presión de necesitar el dinero... y esas decisiones no suelen ser buenas consejeras. Es por esto que dejar el trabajo actual con el deseo de concentrar los esfuerzos en la Bolsa no es una buena idea. No lo es a menos que uno sea ya consistente. Si uno ya gana de forma regular a tiempo parcial quizás pueda dar ese paso con confianza. Pero si uno no ha desarrollado aun el conjunto de habilidades y competencias necesarias para ser un buen trader, dejarlo todo y centrarse en el trading probablemente alejará sus posibilidades.

¿Tienes un trabajo que te deja tan solo un poco de tiempo? ¿Sientes que tu proceso de formación no es tan rápido como desearías? ¿Estás tentado a dejarlo todo en pos de tu sueño? Refrenate. Toma perspectiva y no dejes que la urgencia te aconseje. El mercado seguirá aquí durante mucho tiempo y no deberías tener ninguna prisa. Así que es mejor que no te precipites y te des permiso para proseguir paso a paso y con buena letra.

Eso es actuar a favor de tu mejor interés.

Comentarios

Este post me ha dejado helada, reproduce exactamente los pensamientos que se me pasan últimamente por la cabeza. Seguiré el consejo y seré paciente. Gracias Vicens.

Muy buen consejo.