Pasar al contenido principal

si tus resultados son la respuesta, ¿cuál es la pregunta?

si tus resultados son la respuesta, ¿cuál es la pregunta?

Dime, ¿palpita tu corazón cuando entras una operación de forma improvisada? Abres la pantalla, y ves que el precio hace un movimiento rápido en una dirección, no se ajusta realmente a ninguno de tus setups pero tu “instinto” te dice que el precio va a girar y que sería una lástima perder esa oportunidad, así que te lanzas y participas. El subidón de adrenalina hace que notes la tensión en la sien, aguantas la respiración cuando el precio retrocede en tu contra y comienzas a ver que el movimiento no es tan claro. De hecho, mirándolo bien, ves que el volumen no acompaña, la estructura va en tu contra, ni tan siquiera has tenido en cuenta si hay previsión de noticias en los próximos minutos. Has visto el movimiento del precio, y has saltado para no quedarte fuera. Ahora estás dentro, y no puedes apartar tus ojos de la pantalla. ¿Girará el precio? ¿Se moverá en tu dirección?

En este caso, tal vez le estés pidiendo emociones fuertes. Si es así, el mercado te las dará. Te dices que no, que tu quieres ganar dinero, pero lo que haces si observamos tu comportamiento desmiente la historia que te cuentas. Hay una parte de ti que está enganchada al subidón de adrenalina, y esa parte es más fuerte que la otra, esa parte manda en ti y le está pidiendo al mercado el tipo de experiencias que estás teniendo.

¿Te gusta triturar los datos que recopilas y hacer backtesting? Tal vez le estás pidiendo al mercado ese tipo de entretenimiento. Creas tus hojas de cálculo y comienzas a introducir datos y más datos. Te gusta resolver acertijos y el mercado te ofrece uno de máxima dificultad. Te dices que eres un trader cuantitativo, objetivo, un científico del comportamiento del precio. Tomas decisiones en base a hechos y te encanta encontrar correlaciones. (Correlación Nicolás Cage). Tienes aplicaciones que te permiten obtener datos desde los años sesenta y te fascina ver relaciones que perduran a lo largo del tiempo. Entiéndeme, eso no tiene nada de malo, no es erróneo en sí mismo, al contrario, poder soportar tus decisiones con datos y no con opiniones es importante, el problema está en el foco de lo que pides. Si es entretenimiento, te entretendrás, pero ¿ganarás dinero?

¿Te resulta satisfactorio aprender cosas curiosas sobre el comportamiento del precio? ¿Viste en su día una media móvil y pensaste que eso era muy interesante? ¿Después añadiste otra? ¿Finalmente optaste por un Ribbon? ¿Te pareció interesante la representación del precio en Henkin Ashi, o en Renko, o en Rango? ¿Y poder ver dentro de las velas mismas? ¿Te gustó la idea de los gráficos tipo Foot Print en los que ves la cotización que hay en cada nivel, puedes determinar la agresividad, y comparar clusters de volumen? ¿Y el estudio de las distintas formas que ofrecen las velas japonesas? Tres cuervos negros, el bebé abandonado, la estrella del alba, ¿Y qué me dices de los perfiles de volumen? Puedes tener el de toda la sesión, con su punto de control y sus áreas de valor ¿no es bonito ver como el precio regresa al POC? ¿Y qué me dices de las bandas que permiten acotar el precio? Una media móvil con sus correspondientes desviaciones estándar y tienes las famosas Bollinger Bands con las que puedes visualizar los cambios de volatilidad, o el Canal de Keltner y los estudios que hizo Hurst sobre los ciclos de mercado ¿Y las regresiones a la media? ¿Qué me dices de la horquilla de Andrew’s? ¿No es curioso eso? Si disfrutas aprendiendo, si te gusta descubrir cosas nuevas y curiosas, podría muy bien ser que fuese eso lo que le pides al trading, y si el mercado te lo dará, claro. Tal vez no ganas pero ¿y lo bien que lo pasas?

¿Y qué cara ponen las personas cuando dices que te dedicas a la Bolsa? ¿Te miran con admiración? ¿Te dan protagonismo? ¿Te hacen sentir especial? ¿Disfrutas con la etiqueta de trader y el aura que la rodea? Da igual si ganas mucho o si ganas poco, pero puedes tener un rincón en casa con tus pantallas bien dispuestas, con las cotizaciones en tiempo real que mostrar a las visitas. Si eso es lo que estás pidiendo eso es lo que el mercado te dará. Piensa, piensa!

¿Eres una persona creativa? ¿Tienes una vena imaginativa de artista? ¿Sientes placer al inventar, al crear, al manejar tu imaginación? Tomas cualquier mercado y te preguntas ¿qué pasaría si lo mirase al revés? ¿Qué pasaría si lo representara en segundos? ¿Qué pasaría si identificase las roturas de los fractales de Williams en momentos de sobre compra y sobre venta para ir en su contra? ¿Qué pasaría si operase si stops y entrase posiciones en la dirección contraria en los puntos de invalidación? ¿Qué pasaría si duplicase los contratos en tras cada operación fallida? No hay límite a lo que se puede hacer ¿verdad? Así que, si le pides al mercado un espacio para expresar el artista que tienes dentro el mercado te lo va a dar. No te dará dinero necesariamente, pero ¿y la satisfacción de haber inventado otro fantástico sistema?

Un ejemplo más y lo dejamos aquí.¿Te gusta tener razón? ¿Controlas tu entorno y te controlas a ti mismo, eres disciplinado y cuando dices que harás algo lo haces, tienes fuerza de voluntad y defiendes tus argumentos con convicción? Ojo, porque si le pides al mercado que te de la razón, tal vez te la dé, pero eso no te hará ganar dinero. Si tu análisis te indica que el mercado está acumulando órdenes de compra y que irá al alza, tienes el volumen que lo confirma, tienes la estructura a tu favor, facilidad alcista, tests de Oferta, velas direccionales. Todo está chillando largos, así que tu abres largos, y el mercado en vez de ir hacia arriba, va hacia abajo, pero tú has visto claramente una zona de acumulación y “sabes” que los profesionales han comprado, que están largos y que el mercado “tiene” que ir al alza, así que te mantienes firme y buscas más información que valide tu razonamiento, y la encuentras: todo está chillando largos, menos el precio mismo que se está desplomando. Así que aguantas el movimiento en contra, apartas tus stops para que el precio “respire”, ves claramente que han comprado y “sabes” que el mercado irá al alza. Pero estás en negativo y la volatilidad ha desaparecido. El tiempo pasa, y el mercado no va a ningún sitio y se mueve lentamente. Al finalizar la sesión, cash el precio va un poco más en tu contra y se lleva el mínimo del día. Punto. Ya has aguantado bastante dolor así que sales. Con el corazón en un puño cierras tus posiciones y te dices que no entiendes nada.

Al día siguiente, cuando abres la pantalla ves que el mercado ha hecho un desplazamiento alcista durante la sesión Asiática llevando el precio a nuevos máximos. Tu saliste en la zona de mínimos.

Si buscas tener razón el mercado te la dará, no lo dudes, pero pregúntate ¿eso te hará ganar dinero?

Si tus resultados son la respuesta, y lo son, ¿cuál es la pregunta? ¿qué le estás pidiendo al trading? Eso que logras es lo que quieres. Es eso y no otra cosa. Hay una parte de ti, que está tomando decisiones efectivas en darte eso que estás logrando. Si pierdes y sufres como un cabrón, si te pules una cuenta tras otra, si vives en el conflicto, si coleccionas sistemas o datos, o experiencias nuevas. Revisa con cuidado qué es lo que pides.

Puede que una parte de ti quiera ganar dinero, pero ¿quieres realmente convertirte en trader? ¿Estás dispuesto a transformarte en el tipo de persona que es capaz de hacer lo que es necesario hacer? ¿Estás pidiendo ese cambio de personalidad, o estás pidiendo aventura, emoción, sentirte vivo, expresar tu creatividad, entretenerte?