Pasar al contenido principal

Tú no puedes ser mi alumno

Quiero establecer con claridad el tipo de trabajo que hay que realizar y el tipo de dedicación, que el trading reclama, porque, aunque intento ser muy claro y transparente, siguen escribiéndome personas que creen que van a vivir de esta profesión en cuatro días, que van a conseguir una fortuna partiendo de 100 Euros, y que les va a resultar tan fácil como ir en bicicleta. Nada de eso es verdad.

No son cuatro días, ni mucho menos. El camino hacia la consistencia como trader es un recorrido personal y único que depende del punto de partida del aspirante a operador. Cuando comienza la carrera, no todos partimos del mismo lugar, algunas personas están relativamente cerca de la meta, y otras están realmente lejos. Además, algunas de estas personas, estén cerca o lejos, se orientan justo en la dirección contraria a la meta con lo que, con cada paso se alejan un poco más.

Por lo tanto, opino que es importante que el operador tome lo antes posible el buen rumbo y que no se desvíe, y también que descubra dónde se encuentra él en este camino y qué le queda por delante. Si no sabes donde vas ¿qué posibilidades tienes de llegar? Y si por casualidad llegas ¿cómo sabrás que estás ahí y no volverás a alejarte? ¿O acaso crees que son pocos los traders que han logrado su objetivo y lo han perdido otra vez por no saber qué ya lo habían logrado?

La pregunta clave no es pues cuánto tiempo lleva lograr la consistencia, si no cuanto tiempo te va a llevar a ti. Pregúntate pues ¿de qué depende que unos estén más cerca y otros más lejos? ¿No se trata de aprender una serie de conceptos y de aplicarlos? Vayamos por partes.

Si bien es cierto que hay cierto conocimiento y ciertas habilidades técnicas y operativas que desarrollar. Para la mayoría de operadores el verdadero obstáculo es interno y tiene que ver con el manejo de sí mismos. Aprender a identificar la estructura del precio y detectar oportunidades de inversión no es ni de lejos la parte más complicada, como no lo es aprender sobre un mercado o manejar una plataforma de graficación. Este tipo de conocimiento es puramente conceptual y técnico, y está al alcance de cualquier persona dedicada. 

El reto, el verdadero obstáculo está entre las orejas del trader: son sus respuestas emocionales entre una posible amenaza, es el manejo de su miedo, de su codicia, de su ambición y de su disciplina.

¿Cuanto tiempo te llevará aprender a actuar a favor de tu mejor interés?

Si sabes que fumar es perjudicial para ti y a pesar de eso fumas, si sabes que debes hacer ejercicio de forma regular y no lo haces, que debes dormir adecuadamente y no lo consigues, que debes comer cierto tipo de alimentos y dejar de comer otros pero no lo logras, ¿cuánto tiempo tardarás en hacer lo que debes hacer ante el mercado? Pregúntate ¿Si no eres disciplinado fuera del mercado, por qué crees que lo serás en el mercado? ¿Si no eres capaz de actuar a favor de tu mejor interés en el resto de áreas de tu vida, por qué crees que si lo harás cuando tengas tu capital en juego, o tu autoconcepto, o tus sueños de riqueza?

Esas pretensiones, esas evaluaciones distorsionadas de las posibilidades de uno, se basan en el pensamiento mágico. No tengo ninguna evidencia que apunta mi pretensión pero igualmente me digo que lo lograré porque sí, porque lo quiero lograr. Bueno, tal vez eso no vaya a suceder o al menos no antes de que sucedan otras muchas cosas.

Como sea,  hay personas que son mucho más sinceras en su capacidad de evaluarse que otras, hay personas que tardan más y personas que tardan menos. A lo que hay que añadir que no todos hemos reflexionado por igual sobre nosotros mismos, nuestros pensamientos, nuestros esquemas mentales, nuestras metas programadas, nuestros condicionamientos, miedos y sesgos cognitivos. De lo que se deriva que algunos tenemos un trabajo interno por delante mucho mayor que otros.

Por lo demás pregúntate ¿Cuánto tardarás en llegar a un lugar al que dejas a tus espaldas con cada paso que das? Si no tienes claridad sobre lo que debes hacer para convertirte en trader es muy probable que persigas falsos señuelos.

¿Quieres dinero fácil? ¿Quieres hacer una fortuna de un día para otro? ¿Quieres vivir sin trabajar? Olvídate del trading. Si persigues esa meta y crees que el trading es el medio para satisfacerla estás en la dirección equivocada.

El trading es probablemente uno de los retos más difíciles a los que puedas enfrentarte. Tienen todos los elementos necesarios para que te atrapes en atajos que te desvíen del éxito y te lleven a fracasar.

De entrada, al otro lado de tus posiciones hay operadores profesionales que no son como tu, no tiene la limitación de capital que tu tienes, no tienen el horizonte de inversión que tu tienes, no tienen la “necesidad” de ganar, YA que tu tienes, ni tu falta de experiencia. Disponen de un capital casi ilimitado, trabajan en equipo, pueden utilizar herramientas de cobertura y estrategias de protección que tu no puedes financiar, disponen de información privilegiada y de tecnología que no puedes ni imaginar, y son invencibles. No puedes ganarles, no está en tus posibilidades enfrentarte a esos operadores y salir vencedor.

Al único al que puedes derrotar es a otro operador como tú, minorista y despistado que comete tus mismos exactos errores y al que puedes llegar a conocer para utilizar a tu favor. Sus stops son tus posiciones, sus pérdidas tus ganancias, sus errores tus beneficios.

¿Qué posibilidades tienes de enfrentarte al campeón del mundo de ajedrez y ganarle? ¿Cómo se te dará un enfrentamiento con un luchador profesional de Jiu Jitusu Brasileño? ¿Qué tal lo harás en un torneo de tenis contra los 10 primeros del ATP?

Si no ves eso con absoluta claridad, si no entiendes que no hay ninguna posibilidad de que salgas vencedor en esas lides, de que lo tienes todo en contra,  es que vives en un mundo mágico, en el mundo de las fantasías que hunde sus raíces en tu mente irracional.

No te enfrentarás a los mejores traders del mundo y les ganarás en su juego, eso no sucederá.

Entre otras cosas, porque esta profesión está diseñada para que cometas todos los errores posibles. Yo he compartido algunas de estas trampas en otros vídeos para que puedas desactivarlas, pero hay muchas más a tu acecho.

Lo que tienen en común la mayoría de los errores que cometerás, es que se basan en mecanismos de defensa que tienes programados en tu subconsciente. Ante una amenaza atacarás, huirás o te quedarás congelado. Eso es lo que sucederá. Difícilmente, generarás un estado de máximo acceso a recursos si tienes miedo a menos que hayas nacido en esparta, en un monasterio tibetano o formes parte de los mejores cuerpos de élite del mundo.

La mente que llevas activa cuando te acercas al trading está programada con un software erróneo para la consistencia, un software que llevará a improvisar, a salir antes de tiempo, a entrar cuando no tienes ventaja, a sobre operar, a querer recuperarte de una pérdida cometiendo errores de bulto, que te hará aumentar tu riesgo y exponerte a la varianza, que moverá tu mano y apartará tus stops. Esa mente debe ser reprogramada y eso requiere un tipo de trabajo que no sucederá ni de un día para otro, ni de forma improvisada.

Para algunas personas eso es algo que no sucederá en esta vida.

¿Y si parto de 100€ cuánto tardará en vivir de esto? Vamos a ver,  lo primero que hay que contestar es: ¿por qué partes de 100€? Como operador lo que haces es poner a trabajar tu capital, si no entiendes esto es que estás muy verde. Y si el problema es que no tienes dinero para invertir, entonces el problema eres tú y no tus 100€. La pregunta adecuada es que con ese capital como punto de partida y con las ideas que lleva al mercado el que se encuentra en esa situación, y que se basan en la superstición y el pensamiento mágico, lo que sucederá es que perderás ese dinero.

¿Es lícito ver en el trading una opción profesional? Si, es una aspiración totalmente lícita, ahora bien ¿es lícito ver en el trading una opción profesional cuando no tengo capital para que trabaje para mi, pienso que me basta con 100€ y tengo el tipo de ideas  que me llevan a creer en la magia? Yo apostaré siempre en tu contra.

¿Y qué me dices del esfuerzo y de la dedicación necesarios? ¿Crees que será como ir en bicicleta? No lo será. Ir en bicicleta es una habilidad física, tienes feedback inmediato: si mueves tu cuerpo así, caes, y si lo mueves asá te aguantas, de manera que aprenderás a moverlo asá. Pero como operador, puedes cometer errores y ganar dinero, con lo que reforzarás la idea de que el error que has cometido es lo que te ha hecho ganar y perpetuarás tus equivocaciones.

Además, como trader verás reforzado de forma aleatoria tu comportamiento y crearás asociaciones supersticiosas: Creerás que has logrado determinado resultado por lo que has hecho, cuando se ha tratado de la varianza de tu sistema, lo que tiene el potencial perfecto para que te enredes en una maraña de despropósitos.

Para lograr la consistencia deberás recorrer tu propio camino y eso te llevará tiempo y compromiso. Cuanto tiempo lo tendrás que descubrir, pero cuánto compromiso ya te digo yo que un 100%. Menos de eso y no lo lograrás.

Por eso digo que, no puedes ser mi alumno. Si no basas tus decisiones en hechos, si no estás dispuesto a trabajar sobre ti mismo, si crees en la brujería y en la magia es mejor que vayas en otra dirección. Da igual el programa que sigas, porque ningún programa correrá con éxito sobre una mente fundamentada en ilusiones y sueños. Hay que poner los pies en la tierra y hacer una autoevaluación profunda de tus capacidades, de la magnitud del reto y del trabajo que tienes por delante para tener posibilidades de éxito.

Y aunque, utilices el pensamiento crítico y estés dispuesto a trabajar tampoco puedo garantizar tu éxito porque tampoco puedes garantizártelo tú.

Pero no quiero ser un cenizo, ni deseo ser yo quien ponga cortapisas a tus objetivos. El trading es una profesión muy bonita y satisfactoria, de hecho en el proceso mismo de convertirte en un operador consistente aprenderás cosas de ti que ni sospechabas y desarrollarás un tipo de templanza, de confianza y de seguridad muy especiales que bien merecen la pena.

 

 

¿Quieres formarte en trading con nosotros?