Pasar al contenido principal

5 errores que debes evitar en tu trading

5 errores que debes evitar en tu trading

A continuación, te detallamos los cinco errores que considero mas importantes a evitar en tu trading.

1. Entrar demasiado tarde en una operación.

​El precio se acerca a una zona de interés y tú te quedas observando y observando, a la espera de que el precio confirme que la oportunidad que se está definiendo será realmente favorable. Cuanta más confirmación esperas, más tarde entras y peor puedes defender la operación.

Sabes dónde debes entrar pero el miedo a estar equivocado, y a que la operación arroje un resultado negativo, te deja a la espera.

Cuando finalmente la tomas el precio ya ha hecho lo que debía hacer y tú has dejado de aprovechar ese primer arranque. Ahora tienes un stop más dilatado con lo que debes buscar una salida mayor para preservar la relación entre el riesgo que asumes y el beneficio que esperas, pero es que el desplazamiento que buscabas aprovechar con esa oportunidad de inversión ya se ha realizado. Al entrar tarde, cualquier retroceso en tu contra te hace pasar “calor” y siembra la duda de una posible operación negativa.

Tu entrada es la salida en ganancia del trader que ha tomado la operación en su origen. Él recoge beneficios donde tu decides entrar.

Efectivamente, justo después de que te decidas el precio retrocede ligeramente y las dudas que tienes pueden hacer que ajustes tus stops y que termines fuera antes de haber explotado la oportunidad que perseguías.

Ahora bien, ¿a qué se deben esas dudas? ¿Cuando buscas confirmación, qué estás haciendo?

La confirmación última solamente existirá a posteriori, cuando el precio llegue al objetivo. Pero, para poder aprovechar una oportunidad, tú debes actuar en el momento en que esa oportunidad se presenta. Si esperas a que el precio confirme entrarás mal, defenderás peor, soportaras “calor”, sembrarás la duda en lo que haces y dejarás de aprovechar una parte importante del recorrido.

Cuando la oportunidad se presenta debes actuar. El miedo que puedes sentir es fruto de la incomprensión. El trading explota una ventaja estadística, y en el momento en el que se presenta una oportunidad lo único que tienes es un rango de probabilidades.

No se trata de que le dispares a todo, tú tienes unos escenarios bien definidos y acotados por las reglas que conforman tu sistema. Debes librarte del miedo que te hace buscar la confirmación, comprendiendo que es absurdo pensar que el precio va a confirmar su desplazamiento, no necesitas esa confirmación, no pasa nada si el resultado de la operación no es favorable, simplemente eso está contenido en la ventaja que explotas.

No debes intentar optimizar tu ventaja porque, en ese proceso de optimización, lo que haces es invalidarla. Y es bueno que veas, que es el miedo, el que te hace actuar así. Que las dudas aparecen por buscar la seguridad porque, en esta actividad, tienes que abrazar la incertidumbre.

2. Salir rápidamente de una operación.

Estás dentro y el precio finalmente se mueve a tu favor, estás en positivo y no soportas la idea de devolver ese dinero al mercado, así que, incluso cuando tienes tu objetivo de salida definido por tu sistema, no esperas a que el precio llegue a él, si no que te retiras antes de tiempo.

Una vez más, tienes miedo a perder y terminas perdiendo porque, en la mayoría de las ocasiones en las que haces eso, ves que, finalmente, el precio llega donde habías establecido la salida natural. Pero, al retirarte antes de tiempo, quiebras la relación entre el riesgo que asumes y el beneficio que esperas.  Y lo haces porque no quieres perder en una operación que está en positivo.

Si cuando el mercado te da dinero tú te vas, ¿qué sentido tiene? Estás aquí para ganar, ¿entonces, por qué te retiras justo cuando comienzas a estar en positivo?

Entiendeme, no se trata de que fuerces operaciones para que te den un resultado que no es posible. Ese es otro error. No se trata de que busques un home run persiguiendo tus fantasías, si no del escenario en el que te retiras voluntariamente con las migajas, justo cuando el mercado estaba siendo generoso. ¿Cómo vas a ganar así?

Comprende qué es lo que estás haciendo al retirarte, comprende que estás actuando en contra de tu mejor interés, y observa si no es una vez más el miedo el que guía tu operativa.

Tienes un sistema que define cuando entrarás, cómo defenderás tus posiciones y dónde saldrás. Si sales antes de tiempo estás invalidando el sistema. Pregúntate pues, ¿de qué tienes miedo?

¿De que el precio haga lo que debe de hacer? No estás aquí para adivinar nada. Simplemente explotas una ventaja que está definida por las reglas de tu sistema. Si tienes claras qué reglas son esas debes cumplirlas.

3.  Salir con una pérdida y tener miedo a tomar la siguiente operación.

Ya has perdido y no quieres volver a perder, así que antes de tomar la siguiente operación le pides al mercado que te confirme y te asegure que será positiva, y claro, eso no sucederá.

El dolor asociado a la pérdida que has tenido influye en tu capacidad de gestionar la siguiente operación, pero ¿qué dolor es ese? ¿Te duele perder? Entiendo que no te guste que una operación resulte negativa, pero ¿crees que podrías haberlo hecho distinto?

¿Crees que podrías saber que el resultado iba a ser negativo y que podrías haberlo evitada?

Si la operación está definida por tu sistema tenías que tomarla, porque la única forma de saber si la oportunidad que estás explotando arrojará un resultado favorable es pagando el precio de comprometer tu capital. Cualquier otra cosa es una fantasía de tu mente.

Si fueses capaz de adivinar el futuro solamente tomarías las operaciones positivas, pero eso no es así. Debes participar en todas las oportunidades de inversión que estén definidas por tu sistema sin saltarte operaciones.

Una operación negativa no tiene que mellar tu confianza, porque tu operativa debe partir de la comprensión y el discernimiento de que estás explotando una ventaja estadística. Cada operación negativa te pone más cerca de una operación positiva pero si te quedas fuera del mercado esa operación positiva no llegará. Otra cosa es que te quedes tan emocionalmente alterado que entiendas que lo mejor que puedes hacer es abstenerte.

Si la pérdida te deja devastado y has perdido el control y el buen juicio harás bien en parar pero, en esa parada, lo que debes hacer es reflexionar sobre tu activación emocional ¿Se debe a que has perdido más de lo que debías?¿has aumentado el nivel de riesgo, has tomado una operación que no está definida por tu sistema, o estás improvisando de cualquier manera? Si esto es lo que haces lo mejor es que dejes de operar.

Sin un sistema bien definido, y una ejecución disciplinada de sus reglas, no tienes ninguna oportunidad de lograr la consistencia como operador. Si te quedas emocionalmente alterado pregúntate qué estás haciendo con tu vida. El trading no debe alterarte, una operación negativa no debe alterarte, el miedo es la respuesta de una mente que no comprende la naturaleza de esta profesión. Debes comprender la naturaleza de tu miedo y trabajar sobre ti mismo, de manera que estés en disposición de aprovechar todas las oportunidades que presenta el mercado.

4. Vengarte del mercado después de una operación negativa.

Has participado en una oportunidad que finalmente ha arrojado un resultado negativo. El precio ha tocado tu stop y te ha sacado con una pérdida, pero a ti no te ha gustado nada que eso haya sido así, no estás conforme con esa pérdida, te has enfadado porque no es justa, no es lo que esperabas, no participas para perder.  Así que, desde la frustración y la ira, ahora clamas venganza.

Quieres que el mercado te devuelva lo que es tuyo y estás dispuesto a exigirlo, así que improvisas, persigues el precio, asumes un riesgo inadecuado, tomas oportunidades que no están definidas en tu trading plan. Un conjunto de despropósitos que no te van a devolver el dinero, que no van a favorecer tus objetivos. Actúas en contra de tu mejor interés y tu comportamiento pone en evidencia tu falta de control.

Si no eres capaz de controlar lo que haces ¿qué posibilidades tienes de ser un trader consistente?

El mercado no tiene nada en tu contra, no te conoce, no sabe quién eres, ni lo que haces, ni lo que piensas de ti mismo. El resultado negativo de una operación es la expresión de la propia naturaleza de esta actividad que es el trading. Simplemente al explotar una ventaja que se expresa en forma de una probabilidad algunas operaciones será positivas y otras serán negativas.

Tu trabajo no consiste en “saber” que oportunidades terminarán costándote dinero, si no en ejecutar tu trading plan con disciplina para que la probabilidad asociada a sus reglas se exprese y termine decantando la balanza a tu favor.

El deseo de venganza puede ser natural, pero como trader no estás aquí para dar salida a tus impulsos si no para confinar tu conducta dentro de los parámetros que te permiten ganar.

No ganarás forzando al mercado, persiguiendo al precio o intentando una vendetta personal.

Tu única oportunidad es ajustarte a las reglas, que te dan una ventaja  e inclinan la balanza a tu favor. Eso es lo que debes hacer. El trabajo es sobre ti mismo, sobre tus deseos de venganza y la búsqueda de la justicia.

No funcionan así las cosas en el trading, no tienes que vengarte de nadie, no hay nadie aparte de ti mismo, no es una lucha tuya contra otros. Es una lucha tuya contra ti mismo.

Tu trabajo debe partir aceptando que no podemos saber qué resultado arrojará una operación antes de que se exprese en el mercado, y que no necesitamos saber qué resultado arrojará para ganar dinero, porque estamos explotando una ventaja que terminará decantándose a nuestro favor.

Nuestro sistema es el conjunto de reglas que nos permiten aprovechar esas oportunidades, no de forma individual, si no como un conjunto. Aunque algunos de los elementos de la serie sean negativos, la suma de la serie arroja ganancias y nuestro trabajo consiste en mantenernos disciplinados para lograr esas ganancias.

5.  La parálisis.

Tienes miedo y ves una operación correcta pero no actúas y, finalmente, llega a su objetivo. Estaba claramente definida por tu sistema, la zona era la adecuada, el precio hacía lo que debía, y tenías claridad sobre tu siguiente movimiento, pero te has quedado paralizado por el miedo como el cervatillo iluminado por los faros de un coche.

El precio se ha ido sin que hicieras nada más que observar y, finalmente, sin mucho esfuerzo ha llegado al objetivo que tu sistema anticipa. Al no actuar no puedes aprovechar el resultado y tus dudas y tu miedo te hacen sentir mal.

Sabes que debes estar dentro del mercado para poder ganar  y también sabes que esa oportunidad está recogida por tu sistema. Entonces, ¿por qué te has limitado a mirar?

Parece que cuando actúas el resultado es negativo y que cuando te abstienes el resultado es favorable. Que si entras el precio se estanca y si no entras el precio se desplaza rápidamente a su objetivo. ¿Cómo puede ser? Una vez más es el miedo, una emoción que es fruto de tu mente, es lo que está interfiriendo en tus resultados.

Pregúntate porqué tienes miedo y llega a la raíz de ese miedo. Estará ahí saboteando tus resultados hasta que no acabes con él.

Pero comprende que te asustas de tu propia sombra, que el miedo eres tú, que tú no eres diferente de ese miedo. La comprensión te permitirá dar la luz y ahí donde había sombra habrá claridad. ¿Qué otra cosa es más importante para tus resultados como trader que eliminar estos fantasmas?

¿Crees que otro sistema, otros indicadores y otro mercado te permitirán operar sin miedo? Tu movimiento no debe ser de ti hasta el mercado, si no de ti a ti mismo.

Elimina el miedo desde la comprensión, no desde la represión, desde el discernimiento, y habrás llevado tu trading a otro nivel.

Nos vemos en el mercado,

 

 

¿Quieres formarte en trading con nosotros?