Pasar al contenido principal

Abandonad toda esperanza

Si la esperanza es un sentimiento, una emoción, el deseo de conseguir algo, la fe de que determinado resultado será logrado, eso no te hará ningún bien. La consistencia como operador no depende de ninguna esperanza sino que es la consecuencia lógica de un trabajo bien hecho. Céntrate en estar haciendo lo que debe ser hecho y el resultado solamente podrá ser uno.

Podría ser que vieras el trading como un proyecto complejo, no exento de dificultades y esfuerzo y que considerases que debes tener esperanza en que lo lograrás a pesar de las evidencias en sentido contrario que arrojan tus resultados hasta el momento. Esa esperanza también debes abandonarla. Debes deshacerte de ella porque, si te mantienes de pie por esa esperanza, si persistes en el camino porque en el fondo de ti “sabes” que vas a lograrlo, y confías en tus posibilidades y tienes fé en que lo conseguirás, tal vez te convendría mirar los miles de cadáveres de traders como tú, que se han quedado en el campo de batalla y que tenían tus talentos e inteligencia, tu mismo exacto brillo en los ojos y esa prístina confianza en sus posibilidades… pero el mercado no sabe nada de tus sueños ni de tus deseos, y tu confianza debe basarse en un plan de trabajo sólido y potente, no en la fe ciega.

Abandona toda esperanza porque tus resultados no dependen de un golpe de suerte, ni de que confíes en ti, sino de la ejecución sistemática de un plan de trabajo.

No aguantes una posición en tu contra esperando un giro en el precio que te favorezca. Lo que hace que aguantes una posición o que la cierres está recogido en tu trading plan, y no es un sentimiento, ni la confianza en que los dioses serán benevolentes contigo. Ese camino no conduce a la consistencia.

¿Qué papel juega entonces la esperanza? Sencillo, juega un papel matemático. La única esperanza que quieres tener a tu favor es el concepto estadístico de esperanza que te informa de que, el sistema que estás explotando apoyará tus objetivos si lo ejecutas de forma correcta. La esperanza de tu sistema que será el valor medio de un fenómeno aleatorio de tu operativa.

Si exploto un sistema que me da un 60% de operaciones favorables, y arriesgo 100$ en cada posición, con una relación de 2 entre el riesgo que asumo y el beneficio que espero, es decir, si una operación perdedora me cuesta 100$ y una operación ganadora me da 200$, mi esperanza matemática es lo que espero que me de la media de operaciones que tomo.

Con cada 100 operaciones tomadas con este sistema, espero ganar 60 y perder 40, y que cada operación ganadora me de 200$ y cada operación perdedora me cueste 100$. Lo que quiere decir unos ingresos de 12.000$ menos unos gastos de 4.000$, 60 x 200 son 12.000, y 40 x 100 son 4.000. Este sistema me dará 8.000$ cada 100 operaciones, esa es la esperanza del sistema, o lo que es lo mismo, cada operación que tome de esas 100 contribuirá con 80$... 8.000$ entre 100 operaciones me da 80$ por operación, cada vez que participo en el mercado, independientemente de que el resultado individual de esa operación sea positivo o negativo, estoy obteniendo 80$.

Lo que quiero siempre, siempre, siempre, es explotar un sistema que tenga esperanza positiva, es decir, que al participar esté ganando. En esta caso cada vez que participo gano 80$, lo que me permite, a nivel psicológico, deshacerme de la necesidad de tener razón, librarme de la búsqueda de operaciones ganadoras, dejar de modificar el sistema añadiendo indicadores y sofisticaciones para “no tomar operaciones perdedoras”. Eso ya da igual. Ya he comprendido que independientemente del resultado individual de una operación, cada vez que participo gano 80$.

Salir de ese laberinto que es la optimización del sistema, me permite dedicar mi energía a hacer lo que debe ser hecho. Ese cambio en el enfoque me da la posibilidad de dedicar mi atención a lo verdaderamente importante que en este caso es la recta ejecución.

Ya no necesito que el resultado individual de una operación sea positivo y que eso “valide” mi inteligencia, ya no necesito “tener razón” ni estar en lo “correcto”. Lo correcto es hacer lo que hay que hacer y comprender que cada operación bien ejecutada me hace ganar dinero.

Abandonad toda esperanza que no sea la matemática, porque los resultados no dependen de la fe en lo que uno hace, sino de tener el aval de los números. ¿Tu sistema pone las probabilidades a tu favor? Eso es lo primero ya que sin esa pieza lo que harás será explotar un sistema con esperanza negativa. Lo segundo es, ¿lo estás implementando de la forma correcta? Ya que sin una correcta ejecución invalidarás cualquier sistema. Y en este nivel podemos enfrentarnos a dos tipos distintos de retos: los técnicos, es decir, una falta de comprensión del sistema hace que lo implementes mal, y los psicológicos que tienen que ver con los retos mentales que pueden obstaculizar tu recta ejecución. Si necesitas tener razón, si buscas el control, o si esperas que el mercado valide tu importancia como persona debes trabar eso primero.

Un apunte sobre el que he insistido en alguna ocasión pero que no está de más recordar es que si el reto que tienes es psicológico y emocional, no lo podrás superar con un trabajo técnico o de conocimiento. Si el problema hunde sus raíces en tu subconsciente debes hacer un trabajo interior y no exterior.

Intentar solucionar problemas emocionales a través de más conocimiento y nuevos sistemas de trading es una error que cometen muchos operadores y que les condena a un callejón sin salida.

 

Abandonad toda esperanza porque por ahí no lograréis vuestros objetivos.

Tus resultados no depende de la sonrisa de los dioses, ni del favor de las hadas, dependen de la explotación correcta de un sistema que tenga esperanza matemática positiva. De ti depende que la explotación sea correcta y que el sistema sea el adecuado.