Pasar al contenido principal

Saber, hacer y ser

 

Para poder hacer lo necesario tienes que ser un determinado tipo de persona. Ese ser, que hace referencia a la identidad, es una pieza clave del éxito como operador.

No vivas creyendo que cuando sepas lo necesario sobre el mercado, sobre el trading, el comportamiento del precio, el forex, o los indicadores técnicos, ni cuando sepas sobre la manipulación profesional, la gestión del riesgo y la gestión emocional, ganarás. Para ganar debes hacer, no simplemente saber.

Y puedes hacer sin saber, puedes aprender a ejecutar sin comprender el cómo y los porqués… como en tantas otras áreas de la vida. Tu utilizas un microondas para calentar la comida y a lo mejor no “sabes” que se trata de una jaula de faraday… ni falta que te hace, simplemente abres la puerta, pones el plato, y le das a la ruedecita.

Saber es importante porque la comprensión te da un tipo especial de sensación, puede ser muy satisfactorio y tranquilizador, pero no garantiza el resultado. El resultado depende de la acción, del comportamiento, de lo que hacemos, no de lo que sabemos.

Podemos hacer sin comprender, y por eso hay operadores que ganan sin ser especialmente inteligentes, y operadores inteligentes que no consiguen ganar. Si fuese un tema de cuánto inteligente, eres las personas más inteligentes serían ricas, y si pasas por el aparcamiento de cualquier universidad verás que los doctorados que ahí imparten no conducen coches demasiado lujosos que digamos… Saber no equivale a ser capaz de ganar, porque la comprensión no se traduce directamente en acción.

Lo que haces, tu conducta, depende de quién eres, de tu identidad, del observador en quién te configuras.

Pero no busques ser un observador especialmente inteligente porque eso no garantiza tu éxito, ni uno que comprenda el mercado, porque eso tampoco se traducirá directamente en operaciones ganadoras. Conocer y saber de algo no implica poder hacer. Puedes saber mucho de fútbol sin ser capaz de hacer un buen chut ni un buen control.

Entonces piensa, ¿estás en la búsqueda de más conocimiento? Ojo, podrías estar siguiendo la pista equivocada. ¿Crees que sabiendo más sobre el precio, sobre el mercado, sobre una serie de indicadores, tendrás éxito? Ojo una vez más, esa comprensión puede no traducirse en resultados.

Si buscas resultados, oriéntate a la acción pues es lo que haces lo que los produce. Esa acción depende de quién tú eres, de tu identidad, del observador en el que te configuras… Piensa pues ¿en qué tipo de observador debería configurarme para hacer lo que debe ser hecho? ¿Quién sería yo si fuese capaz de ejecutar lo que sé que debe ser ejecutado?

Ahí está la clave, no en la búsqueda el conocimiento que muchas veces satisface solamente una inquietud intelectual y otras muchas es la búsqueda de control.

La satisfacción intelectual está bien, pero no pagará tus facturas, y la búsqueda de control en un entorno de incertidumbre es una mala utilización de tus recursos.

Repito, ¿quién serías si fueses capaz de hacer lo que debe ser hecho? ¿Qué versión de ti  ejecutaría con disciplina el plan de acción? ¿Qué configuración de tu personalidad sería capaz de llevar a cabo el conjunto de tareas que tienen el potencial de darte el resultado que buscas?

Lo que debes hacer para tener éxito ya lo sabes, no sigas buscando más. No debes saber nada que no sepas, no debes comprender nada que no comprendas ya, no hay un conocimiento velado que, al descubrirlo te haga ser un buen ejecutor, un buen trader, un operador de éxito. No es un tema de conocimiento, no es un tema de comprensión… es un tema de identidad.

¿Y si hicieras lo que debe ser hecho? En vez de perderte en elucubraciones y perseguir más y más comprensión, más y más conocimiento, imagina que te conformaras en ser un observador que ejecuta la secuencia exacta que debe ser ejecutada, imagina que llevases a cabo tu plan de trading sin desviarte de él, acotando el riesgo, explotando tus ventajas y gestionando tus posiciones…

¿De qué te servirá saber más si tus resultados dependen de tus acciones y no de tu conocimiento? ¿Lo ves? Buscar la comprensión te apartará de lo esencial que es la recta ejecución…

Entonces ¿dónde queda el conocimiento? ¿Es qué acaso no es importante saber lo que se hace? Si, claro que es importante, lo que digo es que no es el elemento clave, que saber cómo funciona el mercado no te hará ganar dinero, que tus resultados dependen de tu hacer, no de tu saber.

Saber es interesante, te permite generar perspectiva y puede satisfacer tu curiosidad, pero ejecutar es esencial.

Si no estás consiguiendo el tipo de resultados que deseas, pregúntate si no es porque estás enfocado en lo equivocado… Tal vez primas la comprensión cuando deberías primar la ejecución.