Pasar al contenido principal

Adapta tu trading o muere

Adapta tu trading o muere

 

Eres un homo sapiens, o eso espero, y estas interesado en el trading. Pero vives en un cuerpo diseñado para sobrevivir en la sabana africana, capaz de utilizar el artificio para sobrevivir en climas más fríos, que necesita el acebo de la cultura en la que ha nacido para poder permanecer vivo.

Nada en ti esta hecho para el trading ni tu cuerpo que se fastidia al estar postrado en una silla, ni tu cuello que se fuerza al mantener fija tu mirada, ni tus ojos que se fatigan al observar el precio tan de cerca, ni mucho menos tu mente.

Los esquemas que disparas frente al mercado, las reacciones que generan en ti los movimientos acelerados del precio son fruto de tu condicionamiento, más tus sesgos cognitivos por defecto.

¿Que determina pues tu supervivencia en los mercado? No puede ser el tamaño de tu cuenta aunque el tamaño de tu cuenta sea importante. Pero eso no determina tu éxito: puedes tener éxito con una cuenta pequeña, y puedes fracasar con una cuenta muy abultada.

¿Se trata entonces de tu valentía? ¿De tu capacidad de comprometer tu capital y comprar cuando todos están vendiendo o de vender cuando todos compran? Eso es importante. Mientras operes al lado de la masa perderás como pierde la masa. Comprender que si el público compra y tu compras con el público ¿quién se supone que va a seguir comprando para que el precio se revalorice?

Si el público está comprando ten por seguro que los profesionales no serán los que comprarán después, y si ellos no compran después es porque ya han comprando y si han comprando lo han hecho antes que el público, así que, si es el público el que está comprando son los profesionales los que están vendiendo. Esto tienes que tenerlo muy claro.

Entonces tienes que ser valiente ¿verdad? Porque tienes que comprar cuando todos venden, y vender cuando todos compran. Tienes que comprometerte en un momento en el que todo parece indicar la dirección contraria a la que vas a tomar. Eso requiere valor, pero no es tampoco el valor lo que marca la diferencia. Puedes ser muy valiente y fracasar como operador, y puedes tener éxito siendo un cobarde

¿Puede ser que lo que te haga sobrevivir sea el comportamiento contrario? ¿En vez del valor la cobardía entonces? Ser cobarde es una rasgo que nos caracteriza. Llevamos la cobardía en nuestros genes. Esto es necesariamente así porque somo los herederos de los que han sobrevivido y los que han sobrevivido han sido los cobardes, no los valientes.

Los que se han escondido en una cueva cuando ha habido una guerra, los que han huido más rápido que los demás cuando han sido atacados por un depredador, los que han traicionado al grupo y se han aprovechado de un conocimiento privilegiado, han encontrado una higuera y se han quedado para ellos el hallazgo. Al zamparse ellos el fruto han tenido mayores probabilidades de éxito que el resto de sus compañeros.

Los valientes, los que se han lanzado a explorar son los que los cobardes han encontrado acribillados por las flechas del enemigo o devorados por las fieras. La cobardía ha ayudado a nuestros antepasados a sobrevivir. Tal vez por esto seamos tan cabrones.

Como trader ser cobarde quiere decir actuar con extrema prudencia, no arriesgar, esperar a que los movimientos estén confirmados. No se trata de coger un cuchillo que cae. No se trata de ser el primero en comprar un mercado en caída libre. Se trata de ser más cobarde, más prudente, más temeroso y aguardar tu momento. El mercado siempre testea, simpre da otra oportunidad.

Es la segunda rata la que se come el queso.

Pero tampoco es ese el elemento clave que determina tu supervivencia. Si esperas demasiado, si buscas la seguridad en la confirmación de un movimiento estarás actuando como la mayoría y la mayoría pierde. Estarás entrando tarde. Llegado el momento de actuar debes actuar, no esperar más confirmación, y más seguridad.

¿Entonces se trata del conocimiento? Es ese el rasgo que determinará tu supervivencia? ¿Es saber más lo que te permitirá aguantar el tiempo suficiente hasta lograr el éxito buscado? El conocimiento es lo contrario de la ignorancia y qué duda cabe que si eres ignorante tus posibilidades de éxito son nulas como operador. Y creeme, todos somos ignorantes, no sabemos lo que debemos saber y lo que creemos saber es parcialmente verdadero y fundamentalmente erróneo. Nuestra ignorancia sobre nuestra ignorancia nos mantiene aferrados a una fantasía, encadenados a una balsa que se hunde y nos arrastra.

Con un conocimiento adecuado ¿conseguiremos sobrevivir? ¿Saber nos hará libres? No como traders, no es ese el elemento definitivo aun siendo un elemento importante. Necesitas saber, necesitas respuestas válidas, información útil en forma de conocimiento, pero hay muchas personas que saben todo lo que necesitan saber y pierden un día y el siguiente.

Los mercados están pavimentados con los cadáveres de traders muy listos, de verdaderos genios, de profesores de matemáticas, de físicos teóricos, de estadísticas, de gente muy creativa, equipos de ingenieros, de programadores, de gestores de riesgo han acabado arruinados, y otras muchas personas sabiendo menos, ignorando casi todo, logran el éxito y ganan la consistencia.

No es la que la ignorancia favorece la consistencia, ni mucho menos. Es que el conocimiento no lo garantiza. Los que ignoran no lo ignoran todo, los que ignoran dominan lo fundamental, pero no están atrapados en el coleccionismo de conocimiento. No persiguen el señuelo del nuevo sistema, el nuevo paradigma o el nuevo gurú. Saben lo que necesitan y lo ejecutan como deben.

¿Entonces qué nos queda? ¿Qué elemento determina en última instancia nuestra supervivencia como operadores? Yo creo, y es mi opinión que, una vez eliminados los demás factores, cuando no se trata del capital, ni del coraje o la cobardía, y tampoco se trata de lo que uno sabe, lo que nos queda como factor determinante es el mismo factor que explica porqué la tierra la poblamos los homo sapiens y no los neandertales, se trata de adaptación, sobrevive el que es capaz de adaptarse al entorno. Es la capacidad de adaptación la que determina tu éxito.

Si el mercado cambia tienes que adaptarte, no puedes encasillarte en una metodología que ya no vale, o con una opinión que no se corresponde con la realidad. Si tu análisis dice largos, y te posicionas con ese sesgo, debes ser lo suficientemente ágil mentalmente como para integrar rápidamente cualquier información, no que valide tu punto de vista, sino que lo contradiga. Si vas largo pero el mercado muestra debilidad en los impulsos debes ser rápido en detectar eso, si vas largo pero los retrocesos son fuertes debes tenerlo en cuenta.

Como decía Erick Hoffer: En un entorno de cambio, aquel que está dispuesto a aprender heredará la tierra, mientras  el que ya sabe ,se despertará un día estando perfectamente preparado para hacer frente a un mundo que jamás regresará.

El mercado, cualquier mercado, es un sistema dinámico, cuyo comportamiento cambia constantemente. Si el mercado cambia, lo que utilizamos para operarlo debe cambiar, necesita estar ajustado a la realidad a la que sirve. Empecinarse en utilizar un sistema tendencial en un mercado en rango es condenarse a la extinción.

Da igual que seas tan fuerte como un tiranosaurio Rex, si no te adaptas al entorno te extinguirás. Fondos de inversión millonarios han acabado quebrando, igual que han quebrado bancos, se han arruinado los más listos, los más valientes y los más cobardes, pero los que se han adaptado a los cambios, los que han ajustado su operativa cuando el mercado ha tocado en una nueva clave esos han salido victoriosos. Es en esta capacidad de ajustarse a los cambio que está la clave de la supervivencia.