Pasar al contenido principal

Cómo elegir el mejor fondo de inversión

Cómo elegir el mejor fondo de inversión

En realidad estoy siendo irónico. Lo que de verdad quiero es mostrarte cómo NO debes decidir en quien invertir.

Si dejas que los demás tomen decisiones de inversión por ti, tal vez las recomendaciones que te hagan no se ajusten tanto a lo que necesitas tu como a lo que necesitan ellos, ¿verdad?

Puede ser que al banco le interese promocionar cierto “vehiculo de inversion”, cierto fondo, y que de directrices a su red comercial para que inicien una “campaña”.

Pero incluso si lo hiciera de buena fe, ¿cómo podemos elegir el mejor fondo? Una forma es trazando un perfil de riesgo. Con cuatro preguntas podemos determinar si tienes aversión al riesgo, o en cambio eres un jugador de ventaja. Si quieres una cartera conservadora aspirando a una rentabilidad menor, o una más volátil y arriesgada que persigue una rentabilidad fabulosa pero sujeta a unas pérdidas más importantes.

También podemos tener en cuenta elementos de tu historia como la edad, la situación profesional, o las circunstancias personales.

Ahora bien, al margen de estos perfiles, finalmente puedes optar entre decenas y decenas de fondos ¿como eliges el mejor para ti?

Imagina el siguiente ejercicio (y recuerda que estoy intentando ser irónico):

Vamos a determinar quién es el mejor lanzador de monedas. Buscamos el campeón nacional. El fuera de serie. El que merece los laureles. El amo de las caras. Una persona capaz de lanzar 15 veces seguidas una moneda al aire y que caiga cara.

Asombroso ¿no crees? ¿Es acaso posible? ¿Existe alguien así? ¿Alguien que pueda lanzar una moneda cualquiera al aire 15 veces y sacar cara en todos los lanzamientos? ¿Qué crees?

Sigue mi argumento. Imagina que te has propuesto eso. Buscas a Neo. Al elegido. Al mejor entre los mejores. Y se te ocurre el siguiente experimento. Vas a convocar a 40.000 competidores. No se trata de algo local, sino de algo con una envergadura nacional. 40.000 personas todas reunidas en un pabellón industrial.

A todas ellas les darás una moneda oficial con su cara, y su cruz. Y les darás las siguientes directrices: Cuando des la orden lanzarán la moneda al aire. Si sale cara pasarán a la segunda ronda, si sale cruz, quedarán eliminados.

Primer lanzamiento 20.000 caras y 20.000 cruces. Pasan a la ronda los 20.000 participantes que han sacado cara.

Segundo lanzamiento 10.000 caras y 10.000 cruces. Pasan a la ronda los 10.000 que han sacado cara.

Tercer lanzamiento 5.000 caras y 5.000 cruces. Pasan a la cuarta ronda los 5.000 que han sacado cara.

Cuarto lanzamiento 2.500 caras y 2.500 cruces… pasan 2.500

¿Me vas copiando?

En el quinto lanzamiento pasan,  1.250

En el sexto  625

En el séptimo 312

156 en el octavo

78 en el noveno

39 en el décimo

20 en el onceavo

En el lanzamiento doce, pasan 10

5 llegan al lanzamiento treceavo

A la final llegan dos

Y finalmente gana uno.

Tenemos a nuestro vencedor. Hemos encontrado al mejor de entre los mejores. Una persona especialmente seleccionada entre 40.000 candidatos que ha demostrado, su registro: 15 lanzamientos seguidos para 15 caras. Ni una sola cruz, ni un fallo, la misma perfección.

¿Vas viendo donde nos lleva esto?

Ya tienes tu perfil de riesgo y aún así ante tus ojos tienes cientos de fondos de inversión, si no miles, y  tienes que encontrar el mejor. ¿Qué haces? Miras la rentabilidad pasada: el histórico de lo que han logrado: este fondo hizo un 12% el año pasado, un 10% el anterior, un 14%, el de antes, y un 11% el otro ¿ves algún patrón?

¿Qué crees que demuestra eso?

¿Es la prueba de una habilidad superior? ¿A caso el lanzador de nuestro ejemplo es más hábil que los demás competidores? ¿Sabe algo del lanzamiento de monedas que otros ignoran? ¿O más bien el resultado al que ha llegado nada tiene que ver con eso?

¿Y el fondo que estás mirando? ¿Realmente refleja una gestión superior? Pergúntatelo. Yo no lo se. Puede ser que sí, que efectivamente esté gestionado por un equipo de operadores muy preparados y competentes. En ese caso, qué bien!!! Pero puede que no, puede que los resultados no se deban más que al azar.  En ese caso mejor saberlo ¿no?

Lo dejo aquí, no es más que un ejercicio para llevarte a pensar. Ni pretendo decir que todos los fondos se gestionan de forma azarosa, ni que debas sospechar por defecto, pero quería que vieras que las cosas no son siempre lo que parecen.