Pasar al contenido principal

Comprar y rezar

En los últimos días los medios de comunicación han aprovechado para hablar mucho de la Bolsa. A las malas noticias de la crisis y a los pésimos resultados macroeconómicos, se han sumado las pérdidas que han sufrido muchos valores cotizados. Varios países europeos, incluido España, han intervenido sus mercados suspendido las operaciones a corto en un intento de frenar ciertas posiciones bajistas agresivas. El pequeño inversor que haya comprado acciones en los últimos meses habrá visto muy probablemente peligrar sus rentabilidades, y es que, la vieja estrategia de comprar y rezar, “porque a largo plazo la bolsa siempre sube” está lejos de ser una idea brillante. Sin conocimiento especializado y la capacidad de aplicarlo en tiempo real, invertir en la bolsa es una aventura para intrépidos incautos. Los mercados siguen el modelo de la suma cero: aquello que gana uno, lo pierde otro. Muy probablemente el otro sea el que no está preparado, no está informado, no está entrenado, no sabe lo que hace, no entiende… pero sigue sus corazón, su intuición y sus impulsos. Estas personas toman decisiones generalmente basadas en el miedo y en la codicia, y entregan, literalmente, sus ahorros al mercado. Otros inversores que han hecho los deberes están encantados de llevarse ese dinero. La bolsa sigue siendo una opción interesante para el inversor particular, pero siempre que uno participe en ella desde el respeto y habiéndose preparado con antelación. Para ganar en ella de forma sistemática se necesita un sistema de inversión, y la capacidad de gestionar el riesgo, las posiciones y las emociones. Estos elementos se pueden aprender y es terrible ver que, teniendo el conocimiento al alcance de la mano, haya tantas personas que siguen operando sin saber lo que hacen. Por otro lado este conocimiento no es fácil de llevar a la práctica: uno tiene que dedicarle tiempo, energía, pasión y ganas, muchas ganas. Una de las formas más adecuadas de aprender a invertir es siguiendo los pases de alguien que tenga ya esta capacidad, por esto en Traders International ofrecemos un programa de entrenamiento basado en la supervisión individualizada del progreso de nuestros miembros. Esta metodología permite interiorizar un sistema de trading muy potente, para operar en uno de los mercados más importantes del mundo, en unas condiciones muy favorables. Primero se establecen las bases conceptuales que sustentan el sistema y luego se desarrolla la pericia viendo a un trader operar en directo, y recibiendo feedback individualizado de tu propio desempeño. Tener una especie de entrenador personal en trading acelera la capacidad de superar los obstáculos, permite encontrar atajos al éxito, y es mucho más efectivo. Invertir en los mercados financieros sí, pero de la mano de profesionales y habiendo hecho los deberes.