Pasar al contenido principal

Cuándo cambiar de sistema de trading

Cuándo cambiar de sistema de trading

En la mayoría de casos las personas que se acercan al trading con la intención de profesionalizarse aprenden un sistema, lo aplican, ven que no les permite ganar, y lo cambian por otro. Lógico ¿verdad? Si lo que haces no funciona, ¿cómo ibas a seguir haciendo lo mismo?

Visto desde otro punto de vista: Si aprendo un sistema que no me funciona y lo sigo aplicando una y otra vez, ¿dónde iré a parar? La respuesta no es tan evidente como podría parecer a simple vista, y eso se debe a la naturaleza de aprendizaje del trading.

El trading se diferencia de muchas otras habilidades que podemos desarrollar en el feedback o falta de feedback. Me explico. Si aprendes ha jugar a ping-pong, por ejemplo, verás rápidamente cómo te estás equivocando: No has llegado a devolver la pelota, o la has devuelto demasiado fuerte, o no le has imprimido el efecto necesario para levantarla, tienes feedback instantáneo, tus sentidos te dan información al momento sobre la calidad de tu desempeño, y eso es fundamental para que puedas mejorar. Si le imprimes demasiada fuerza en el siguiente intento le darás menos, y si te has quedado corto le darás más. La información sobre lo que produce aquello que haces es inmediata.

Pero como trader no es así: aprendes un sistema y lo aplicas pero ¿cómo sabes si lo estás aplicando bien? Lo fácil, lo inmediato, lo evidente es observar tus resultados: si ganas y el capital va en aumento eso indica que vas bien y qué debes hacer más de lo mismo, y si pierdes y tu capital decrece, bueno eso es señal de que no lo estás haciendo bien, pero ¿en ese caso qué haces? ¿Cómo puedes saber dónde te estás equivocando específicamente? En el caso el ping-pong es sencillo: tus ojos te dan información, la pelota ha pasado por debajo de tu pala, debes bajarla en la próxima ocasión, le has dado a la red, debes insuflar algo más de efecto en la próxima ocasión, no llegas a devolver, debes correr más, pero como trader ¿con qué cuentas? Si miras tu cuenta esta baja o sube o ganas o pierdes, ¿qué haces? ¿Me explico?

¿Cómo identificar lo que causa tus resultados? 

Lo habitual, y lo que quiero que veas, es que podrías hacerlo bien, y conseguir un resultado negativo, y en ese caso ¿qué pasará? Podrías modificar lo que haces, levantar más la pala para seguir con nuestra analogía. ¿Si el feedback es negativo como vas a seguir haciendo lo mismo? Sería absurdo en el ping-pong, pero no lo es como trader, y sin embargo es justo lo que tendrás tendencia a hacer.

Dado que la información que obtienes está limitada puedes caer en la tentación de modificar lo que haces, de cambiar tu sistema, de introducir elementos nuevos, ¿cómo vas a seguir haciendo lo mismo si has perdido? En el resto de áreas de tu vida, y en el aprendizaje de otras disciplinas, cuando algo no funciona lo cambias, pero como operador te enfrentas a un elemento novedoso para el que no estás acostumbrado: puedes estar haciendo lo correcto y obtener feedback negativo en tu cuenta, al menos a corto plazo.

¿Lo ves?

Al ser el trading una disciplina con una componente discrecional importante necesitas un tiempo de aprendizaje dilatado para que tu mente realice las asociaciones necesarias. La capacidad de realizar observaciones precisas sobre el estado del mercado, de integrar esa información de manera precisa, de establecer hipótesis efectivas, de identificar el punto óptimo y la gestión más efectiva, todo eso requiere tiempo.

Si persistes el tiempo suficiente tu mente desarrollará la integración que necesitas y el precio te hablará. Habrás desarrollado la maestría. Tras las horas de pantalla de calidad cruzarás el umbral que te conduce a un desempeño competente, pero ¿seguirás tú ahí? ¿O te habrás cansado y habrás saltando a un nuevo sistema?

Te pongo una imagen para que nos sirva a modo de ejemplo:

Para llegar a ser un trader consistente, debes cruzar el umbral, pero ¿cómo lo harás si no persistes haciendo lo mismo el tiempo necesario?

Aprendes un sistema que utiliza el macd y estocástico, pero no te funciona, así que buscas algo diferente, y te pones a operar con las bandas de bollinger, y tampoco eres consistente, así que cambias y utilizas los fractales, y no ganas, así que te mueves a otro sistema basado en el market profile. Todos estos cambios son más de lo mismo.

Hemos dicho que si haces lo mismo que has estado haciendo no puedes esperar resultados diferentes, y al cambiar, haces más de lo mismo: cambiar. Con lo que te condenas a obtener el mismo resultado: la inconsistencia.

En  cambio, si persistes con cualquier sistema que te de una ventaja podrías llegar a ser consistente de forma eficiente: da igual con qué estés operando. Hay traders ganadores con miles de aproximaciones diferentes. No deberías pensar que la clave está en el sistema. La clave está en tí mismo: en desarrollar las distinciones necesarias SOBRE EL SISTEMA QUE YA TIENES para operarlo de manera adecuada.

Eso nos trae de vuelta al feedback. Necesitas información sobre tu desempeño, pero no la misma información que tendrías como jugador de ping-ponG, si no información sobre los elementos que nos indican que has aplicado tu sistema de forma CORRECTA, es decir, lo que nos permitirá saber si debes seguir aplicando lo mismo, o si debes introducir modificaciones. 

Y para ello, tienes que llevar un diario de trading con el que evaluar tu desempeño. No tus resultados, que también, sino tu desempeño: qué tal fiel has sido a la idea original que estás explotando? ¿Te has salido de tu plan original porque te ha parecido que había una oportunidad que aprovechar? ¿Has tomado beneficios ahí donde tus datos indican que debes hacerlo? ¿Has participado con el % establecido de tu capital? ¿Has gestionado la posición tal como sabes que debes hacerlo?

Si llevas un registro de todos y cada uno de los elementos que forman tu desempeño podrás hacer un seguimiento preciso a lo largo del tiempo que te de información de calidad. Verás si repites un mismo tipo de error, si cometes la misma equivocación, y también verás si estás aplicando el sistema de la forma adecuada, esto es, si lo aplicas de manera que permites que la ventaja que estás explotando aparezca. Si estos es así, si eres fiel a tu sistema, y tienes datos que validen objetivamente que te has desempeñado adecuadamente, pero los resultados que logras no son los que esperabas, en ese caso tendrás información que señala la conveniencia de introducir un cambio, pero en caso contrario, si no tienes esa información y sientes que quieres cambiar de sistema porque has enfrentado una racha negativa ahí estás yendo en contra de tu mejor interés.

Necesitas esa información objetiva para evitar tomar decisiones emocionales. Recuerda que eliminando tus peores desempeños es como lanzarás tus resultados rápidamente hacia adelante.