Pasar al contenido principal

Demasiadas corbatas

demasiadas corbatas

Como operador necesitas un procedimiento sencillo para analizar las oportunidades que el mercado presenta y poder descartarlas o explotarlas. Ahora bien, si la información que debes manejar es abrumadora esa tarea puede tornarse casi imposible.

Comenzaste con un sistema sencillo, el MACD y la estructura del precio. Si el MACD está por encima de cero tu sesgo es alcista. Si en ese escenario aparecen dos máximos y dos mínimos crecientes entras en el primer pullback. Si el MACD está por debajo de cero el sesgo es bajista y si aparecen máximos y mínimos decrecientes entras corto en el primer pullback. Sencillo, simple, efectivo.

Las decisiones son limitadas, la observaciones son limitadas, los escenarios son limitados. Determinas el mejor lugar para tu stop y sitúas tu salida a dos veces tu riesgo. Punto.

Pero claro, eres como el vendedor de corbatas, tienes tantas, y son tan bonitas que no vas a limitarte a mostrar tres, así que comienzas a complicar el proceso. ¿El MACD tiene que estar por encima de cero para dar sesgo alcista, o podría tener la línea rápida cortando a la lenta y eso ya te valdría? Y la estructura del precio ¿debes esperar dos máximos y dos mínimos o o puedes anticipar el siguiente punto de giro? Y el pullback, ¿debes esperar a que se confirme con una vela a favor de tu dirección o puedes adelantarte? ¿Y si utilizas un marco de representación menor? ¿No te permitirá eso anticipar un giro en la tendencia? Sin duda ahí cambiará antes.

Pero claro, si vas a utilizar un gráfico menor para confirmar el cambio de la estructura, ¿no podrías hacer lo mismo con el MACD y anticipar ahí el sesgo?

¿Ves donde voy a parar? Cuando tenías tres corbatas la decisión era sencilla, la información limitada, las opciones claras. Ahora tienes más de veinte corbatas y estás hecho un lío. Más opciones no es necesariamente mejor.

Pero ¿cómo puedes estar seguro de elegir la mejor corbata si solamente miras tres? ¿Cómo puedes asegurarte de estar entrando en el lugar adecuado sin torturar la información del gráfico, sin añadir más y más distinciones y sofisticaciones?

No puedes, no puedes estar ni seguro de elegir la mejor corbata, ni seguro de elegir la mejor entrada, pero pregúntate ¿para qué estás en esto? ¿Para perderte en un mar de dudas o para explotar una ventaja y ganar dinero? Con el primer sistema el procedimiento estaba cerrado, era sencillo y funcionaba. Eso te basta para explotar el mercado.

El resto del trabajo lo debes dedicar a manejarte a ti mismo, a ser disciplinado y a alejarte de optimizaciones, pero no, una parte de tu mente busca la perfección y cree que más sofisticación es mejor. Pero mejor ¿para qué? ¿Para satisfacer tu ansia de control, de previsión, de certidumbre? Ese es un camino que se adentra en una parte muy oscura del bosque.

Haz lo que quieras cuando estés en la tienda de ropa, pero cuando estés frente al mercado simplifica, y luego vuelve a simplificar. Menos, en este caso, es más.

 

¿Quieres formarte en trading con nosotros?