Pasar al contenido principal

¿Por qué mueve el ala la paloma?

¿por qué mueve el ala la paloma?

Las palomas, en los experimentos realizados por Skinner, se encontraban haciendo algo cuando aparecía la comida, y enlazaron sus conductas, en esos momentos, con la comida. Si una estaba sobre una pierna, por ejemplo, tendía a ponerse sobre una pierna “para que apareciera” la comida, si una movía una ala, tendía a mover el ala “para que apareciera” la comida.

Una cosa nada tiene que ver con la otra, la comida apareció por otro motivo, pero la paloma desarrolla una asociación y la repite, ha desarrollado lo que se ha venido a llamar “conducta supersticiosa”.

Y los traders corren el mismo riesgo de actuar como nuestras amigas las palomas por el mismo motivo.

Si haces algo y obtienes un resultado positivo puedes comportarte como si hubiera una relación entre lo que has hecho y el resultado. ¿Pero es así, los resultados de esa operación se debieron a lo que hiciste?

Y no quiero hablar de los rituales mágicos de los traders. Si el día en el que lograste batir tu propio récord de rentabilidad, vestías una camisa listada, y ahora cuando operas te pones esa camisa esperando los mismos resultados, habla con un psicólogo y deja el trading una temporada. Ahí no entro. Estás en otro nivel y juegas en otra liga.

Pero ojo, si ves que la camisa no tiene nada que ver con tus resultados, que no dependen de ella, que no los genera, no estás aún libre de superstición y tal vez necesites un exorcismo. Esto es así por la naturaleza misma del trading dado que, independientemente del sistema que estés utilizando, la varianza puede darte un resultado que nada tenga que ver con el sistema.

Tu puedes hacer un análisis o el contrario, y sea cual sea tu conclusión y tu compromiso, el mercado puede premiarte, y ese premio, ese refuerzo, podría no ser la consecuencia de tu análisis, ni de tu sagaz talento como operador, ese resultado podría ser una pura aberración estadística, una mera casualidad, o un fallo en una caja negra, y tú, a resultas de algo que nada tiene que ver con lo que has hecho, con tu análisis, ni con tu sistema, podrías verte recompensado.¿Cómo lo harás para librarte de ese hechizo?

Entiende, que si no tienes esto en cuenta podrías comenzar a mover el ala como la paloma, podrías pasarte horas delante de la pantalla aplicando el mismo sistema, el mismo tipo de análisis, con la expectativa de ver reforzada tu conducta. Pero si lo que haces no es lo que ha generado el resultado ¿de qué te servirá?

Y lo peor viene ahora. ¿Qué crees que pasará si lo que haces no ha generado el resultado, sigues haciéndolo y aparece otro refuerzo aleatorio? ¿Qué pasará si el mercado te premia una segunda vez por algo que no depende de lo que haces? Serás su esclavo y te tendrá en sus manos como un muñeco de Voodoo!!!

Recuerda que el mercado puede moverse en dos direcciones únicamente, o va hacia arriba, o va hacia a bajo, o pasa de 149.50 a 149.55, o pasa de 149.50 a 149.45, o llega primero a un nivel de precio o llega al otro, no puede llegar a los dos simultáneamente.

Son excluyentes. Con solamente dos resultados posibles es muy, pero que muy fácil, que hagas una análisis erróneo, una ponderación equivocada, y una operativa absurda, y que el mercado te premie ¿Lo ves?  El precio pasa de donde has entrado a tu objetivo, porque el presidente de estados unidos acaba de publicar un tweet, y tu crees que esa ganancia se debe a tu sistema de trading, y lo sigues aplicando con fe ciega, y nuevamente el mercado va de tu punto de entrada a tu objetivo porque se ha descubierto una filtración de datos personales que ha influido en el Brexit. Nada que ver con tu análisis, pero el mercado te premia, y tu comienzas a mover el ala. Ahora ya “sabes” que es tu sistema, tu análisis y tu evaluación los que causan tus resultados ¿Qué crees que pasará a continuación?

Piensa, piensa, ¿lo que estás consiguiendo depende de lo que haces? ¿En qué medida es así? ¿Cómo puedes estar seguro? Piensa.

Como no descubras esas falsas relaciones, como no pongas tu pensamiento crítico a trabajar a tu favor estarás a merced de la superstición y serás el esclavo neurótico de tu condicionamiento operante.