Pasar al contenido principal

El puente

el puente

Imagina a una persona que se dispone a construir un puente para cruzar un río. Se le ocurre que utilizará cuerdas atadas entre sí, tejiendo una especie de red. Así que compra las cuerdas, las prepara y comienza su trabajo. Cuando está a medio, camino cree que le irá mejor si añade unas tablas de madera en forma de pasarela. Con ello, el puente ganará estabilidad y será más seguro.  Así que, compra las tablas de madera, afloja las cuerdas, y comienza a ensartar las tablas.

El nuevo puente comienza a tomar forma, pero cuando está por la mitad se da cuenta de que en realidad, dado que la madera es más sólida, tal vez, sea mejor idea que el puente sea todo de madera. Eso le permitirá cruzar con mayor comodidad, podrá llevar más peso, será más firme, aguantará mejor las inclemencias del tiempo, etc.

Y eso es lo que hace, desestima las cuerdas y encarga las maderas adecuadas, las prepara y comienza de nuevo el proyecto. Une unas maderas con otras, encola, atornilla y clava, y el puente comienza a tomar forma. Sin duda la estructura es mucho más robusta, pero de nuevo cuando está a medio camino cambia de idea:” ¿Si la madera es resistente no será aún más resistente un puente de piedra?” Parece evidente que la piedra aguantará mejor que la madera, le dará más solidez a la estructura, se podrá cruzar con un peso mayor.

Desmonta la estructura de madera, va a la cantera para encargar las losas de granito y compra el cemento y el resto de materiales. Demora porque la piedra es más pesada de mover, pero cuando comienza a verse el resultado del trabajo la diferencia es evidente: el puente de piedra aguantará más que los otros, será resistente, seguro, firme.

Pero una vez más, cuando está a medio camino le asalta la duda. La piedra es más resistente pero ¿no será aún mejor un puente de hierro? A la fortaleza de la piedra el metal le aportará una cierta flexibilidad y hará que la estructura aguante mejor.

Así que, vuelve sobre sus pasos, y se dispone a utilizar hierro. Encarga las piezas adecuadas y comienza a soldarlas elevando una estructura espectacular, y cuando logra llegar a la mitad del trayecto, se da cuenta de que no le queda dinero para comprar más material.

Al otro lado del río, está tu consistencia como trader, y el puente son los intentos que haces de lograr resultados, pero cambias de aproximación demasiado rápido así que no lograr ser un experto en nada y en el proceso te quedas sin recursos.

Para llegar a la otra orilla bastaba el puente de cuerda, y aunque parecían mejor todos los demás, ¿qué prefieres? Un puente de cuerda o medio puente de madera, un puente de cuerda o medio puente de piedra, un puente de cuerda o medio puente de hierro? Con medio puente no logras tu objetivo.

Lo perfecto es enemigo de lo bueno.

Y si, tienes que ser exigente, y buscar una forma efectiva de operar en los mercados, pero no debes olvidar para qué estás en el trading. Medio puente, igual que estudiar un sistema a medias, no te sirve para lograr tu objetivo, no te permiten cruzar el río.

Mientras estás ocupado encontrando una forma mejor de llegar a la otra orilla estás dilapidando tus recursos y sin recursos no cruzarás el río.

Elige un camino, te valdrá casi cualquiera, y luego comprométete con él. No lo abandones, no lo mejores, no lo cambies. Debes convertirte en un experto. Lo que marcará la diferencia no será el puente que hiergas, si no el que logres cruzar al otro lado del río. No se trata de si operas con un sistema o con otro, si no de cómo de bueno eres operando el sistema que utilices.

¿Te gusta Fibonnacci? Opera con Fibonnaci! Te gustan los fractales., opera con fractales, te gusta identificar procesos de manipulación institucional, opera con eso, pero conviértete en un experto. Debes ser el mejor en lo que hagas. No sirve de mucho tener medio puente de granito, como no sirve de mucho conocer un buen sistema a medias.

Pero si te conviertes en un experto, si conoces tu sistema de arriba a bajo, de dentro a fuera y al revés, entonces todo será muy sencillo. Es la especialización lo que te dará una ventaja y te permitirá simplificar tu desempeño. Evitarás el canto de sirenas que te lleva a intentar otros métodos. No necesitas otros métodos. Tendrás tu propio camino y te será fácil moverte en él. Ahorrarás energía, tiempo y dinero, y ganarás en satisfacción.

 

¿Quieres formarte en trading con nosotros?