Pasar al contenido principal

El secreto del precio

El secreto del precio

Cuando vemos un desarrollo, cualquier tipo de desarrollo ¿Por qué aparece ese y no su contrario? ¿Por qué el precio va al alza desde un nivel, por ejemplo? ¿Cómo es que no lateraliza o que no va en la dirección contraria desde ese mismo nivel? A simple vista pareciera que todo comportamiento es posible, al ojo poco entrenado, al operador mal preparado, puede parecerle que el precio es tan capaz de hacer un desarrollo que su opuesto, pero ¿es eso así? ¿Realmente el mercado puede hacer cualquier cosa en cualquier momento?

De hecho esta es una premisa importante entre los operadores consistentes: la aceptación de que sí, de que el mercado puede hacer cualquier cosa, pero lo que esto señala no es tanto que el precio sea capaz de comportarse de cualquier manera como el marco mental necesario para operar con éxito. Un marco mental que obliga al operador a gestionar el riesgo, un marco que le mantiene dentro de un comportamiento que le puede llevar a la consistencia.

Pensemos por un momento en lo que pasaría si el trader pensara que el mercado no puede hacer cualquier cosa, si se librase de esa idea y cayera en la contraria: el mercado solamente puede hacer una cosa, si tu supieras cual es esa cosa podrías apostar todo tu poder de compra a esa única opción ¿no? Te sería dado adivinar el futuro, prever el movimiento del precio. En ese caso ¿para qué ibas a instaurar una política de gestión del riesgo? Si verdaderamente supieras que es lo que hará el precio ¿para qué necesitarías un stop en primer lugar?

Aceptar que el precio puede hacer cualquier cosa refleja un cierto tipo de realidad y nos mantiene alerta, Este pensamiento nos defiende porque, de hecho, en cualquier momento puede aparecer un jugador que cambie el mercado, un solo operador institucional puede mover el precio de la mayoría de mercados y de hecho es lo que hacen los operadores institucionales cuando esos movimientos favorecen sus intereses.

Pero  continuemos con la reflexión. He preguntado si realmente el mercado puede hacer cualquier cosa en cualquier momento y he dicho que sí, que desde determinado nivel  eso es así, y que ese nivel es necesario para crear el marco mental que nos defenderá de nuestra irresponsabilidad, pero hay otro nivel desde el que mirar el mercado.

Podemos observar el mercado desde otro prisma y ver que en realidad el mercado no es que no pueda hacer cualquier cosa, sino que solamente puede hacer una cosa. Una única cosa, ni su opuesta ni una variación: hay un único desarrollo posible que de hecho es el que termina siendo.

¿Filosofía barata? ¿La invitación a la reflexión? ¿Una ida de olla? Y lo más importante ¿De qué te sirve considerar siquiera esa opción? Deja que me explique.

En un momento dado, cuando tu observas un mercado cualquiera, ese mercado está como está y hace lo que hace como expresión misma de lo que ha sucedido con anterioridad. El precio al que cotiza, el tipo de actividad o de falta de actividad, el volumen, son elementos que en el momento en el que realizas tu observación son la consecuencia lógica de lo que ha acontecido con anterioridad.

Estos elementos no pueden ser más que los que son debida cuenta de lo que ha sucedido. Si hubiera tenido lugar otro tipo de transacción, si hubieran habido otros participantes con otros intereses el mercado tal vez estaría en una situación diferente, pero está como está por lo que ha sido. Lo que ha sido, podríamos decir, determina su estado presente.

Pero este estado actual que observas lleva consigo un potencial determinado, no observas algo muerto. Tú tal vez no estés participando en el mercado de forma activa, tal vez no hayas tomado posiciones, pero participas como observador. Y el mercado está cargado con las transacciones que han sucedido en el pasado. Algunos agentes han comprado, otros han vendido, uno han actuado acorde a unas expectativas y otras acorde a las contrarias. Esos agentes y sus posiciones forman parte del potencial del mercado.

Tu observas algo que lleva una historia y esa historia le confiere un potencial, una carga. Si el mercado ha sido comprado durante las últimas semanas por traders institucionales que han orquestado una maniobra de acumulación eso forma parte del mercado. Tu no ves sus contratos ni sus libros de forma directa pero puedes aprender a leer sus huellas, y eso es importante, muy importante, porque, si eres capaz de comprender qué ha pasado en el mercado, si comprendes que el mercado ha sido tomado por operadores institucionales, puedes incorporar esa información a tu proceso de toma de decisiones. Si ellos han comprado, aun sin saber las razones que sustentan tales actos, tu puedes anticipar que el mercado, antes o después, se expresará en una forma tal que satisfaga sus necesidades y se moverá al alza.

¿Me explico? Lo que observas en el presente deja un rastro y ese rastro explica una historia, pero esa historia no ha terminado, es algo vivo.  Un relato de lo que está sucediendo. En vez de deslumbrarte por el foco del momento en el que estás, puedes tomar una cierta perspectiva para desentrañar lo que ha sucedido con anterioridad. Si hay traders institucionales comprando durante semanas eso solamente puede decir una cosa: el mercado es más probable que se mueva al alza.

Ahora bien ¿es eso determinista? ¿No podrían cambiar de opinión? Si, efectivamente. Nadie está libre del presente. Si aparecen elementos ahora o más adelante, que hagan preferir vender que comprar no dudes de que los traders que se posicionaron largos desharán sus posiciones y tomarán cortos. Pero eso está por suceder. Es solamente una potencialidad. El hecho es que, en el momento en el que realizas tu observación la historia es la que es y ese pasado no se puede cambiar. Se puede modificar la forma en la que colapsa el futuro pero el pasado ya se ha expresado. Repita ¿es eso determinista? Es decir, ¿la historia que cuenta el precio OBLIGA al precio a seguir un único camino? Piénsalo tú. ¿Qué crees?

Desde determinado nivel de observación así es: Tal como está el precio en este momento el comportamiento solamente puede ser uno, pero el mercado es dinámico y a un momento se le suma el siguiente y el siguiente. Tu observas el momento t=1 pero al cabo de un nanosegundo ya no estás ahí. Ahora el mercado ha cambiado, hay nueva información, han aparecido nuevos jugadores, nuevas transacciones y nuevas observaciones. Entiende que los operadores que están observando el mercado sin tomar posiciones forman parte del potencial latente del mercado en tanto en cuanto que llegan a conclusiones e interpretan resultados futuros.

Llevando estas reflexiones a la práctica: necesitas aceptar que puede suceder cualquier cosa en cualquier momento y participar de una manera tal que preserves tu capital ante cualquier imprevisto, esto es el punto de partida básico, pero a otro nivel puedes comprender que lo que sucederá será responder de la única forma que le es posible dada la historia de ese mercado.

Si en los últimos minutos los profesionales han estado soltando sus posiciones compradas lo único que puede suceder es que el precio no siga su trayectoria, ¿cómo iba a sostenerse un movimiento alcista sin la participación de los profesionales? Si aparecen otros profesionales que compren el mercado tal vez pueda seguir al alza, pero si lo que observamos es que en los últimos minutos han salido, si lo que vemos es que han vendido, el mercado solamente puede hacer una cosa. Para que haga otra debe cambiar, pero entonces ya no es el mismo mercado que estás observando, una nueva información crea un nuevo mercado.

Con esta reflexión quiero invitarte a comprender el secreto del movimiento del precio: lo que sucede es lo único que puede suceder dada la situación en la que el mercado está.

Tu trabajo consiste en determinar esa situación para aprovecharla a tu favor.