Pasar al contenido principal

El trading en verano

El trading en verano

En esta ocasión, me quiero referir a la práctica meditativa, al trabajo sobre uno mismo, y a las lecturas complementarias.

La práctica meditativa está en auge: desde los programas de mindfulness desarrollados por John Kabat Zinn que han acercado la meditación al gran público, hasta los retiros de yoga, los retiros de Vipassana o la meditación trascendental.

Da igual qué escuela elijas mientras seas capaz de sostener tu práctica en el tiempo. Siguiendo cualquier de estos caminos realizarás el hecho de que el que piensa en ti, no eres tú, que los pensamientos con los que das forma a tu día a día van por un lado, pero que hay algo en ti que es capaz de observar esos pensamientos. La capacidad de realizar el hecho mismo de que existes, de que eres, eso permanece aún sin tus pensamientos, y darse cuenta de que puedes dejar de identificarte con el discurso de tu mente es tremendamente liberador.

Los beneficios de la meditación son tangibles y esta práctica cambia la estructura del cerebro. Efectivamente, con imágenes obtenidas por Resonancia Magnética se han observado diferencias en el grosor de la  capa de materia gris en algunas zonas relevantes del cerebro de personas que meditan. Estos cambios se logran a las pocas semanas y las mejores en la presión sanguínea, en la percepción del estrés o en la el sistema inmunológico son evidentes.

Aplicado al trading, esta realización te aportará la capacidad de operar sin apego, de ejecutar lo que más convenga a tus intereses sin que tu mente interfiera. En caso de encadenar una serie de operaciones perdedoras no sentirás que debas perseguir el precio, ni vengarte, y en caso de una serie ganadora tampoco te identificarás con la euforia. 

Pero además, tendrás una perspectiva importante sobre tu vida y el papel que juega el trading en ella. No te identificarás necesariamente con tus resultados como operador, ni con los buenos ni con los malos. Verás para qué operas, y pondrás el trading al servicio de algo mayor. Esta capacidad te aportará una satisfaccion general que podrás transferir a todas las demás áreas de tu vida.

El segundo grupo de actividades que puedes desarrollar en verano las llamaremos “trabajar sobre ti mismo” y, aunque podríamos incluir la meditación en ese grupo, me refiero específicamente a cuatro cosas: un trabajo sobre tu visión, a mejorar tu alimentación, tu descanso y tu ejercicio.

Si generas visión sobre tu vida, si desarrollas claridad sobre qué quieres conseguir, te será mucho más fácil aprovechar las oportunidades que el entorno te vaya presentando. Mi propuesta y lo que hago yo mismo, es crear una visión a largo plazo definiendo qué es para mi vivir una vida que tenga sentido. Lo recojo por escrito tras reflexionar sobre ello, y paso luego a definir qué quiero lograr en los próximos cinco años que me asegurará de vivir esa vida. Que debo experimentar, hacer, ser, conocer durante los próximos cinco años de manera que, pueda decir, sin asomo de duda, que han sido cinco años muy bien aprovechados.

Y luego, paso a la visión para el próximo año: ¿qué quiero que sea para mi ese año? ¿Qué experiencias quiero vivir para que pueda decir que ha sido un año bien aprovechado y que se alinea con la visión de cinco años y con lo que quiero para mi vida en su conjunto?. Al definir mi año ideal me aseguro de incluir todo aquello que quiero hacer, qué quiero sentir, experimentar, vivir, conocer, ¿Quiero viajar? Lo escribo. ¿Quiero pasar tiempo con mi familia? Lo específico. ¿Quiero un tiempo con los amigos, y otro para mi desarrollo intelectual? Lo añado.

El siguiente paso es definir mi mes ideal: qué quiero que suceda durante un mes para que considere que lo he aprovechado. Cuanto tiempo dedicado a mi familia, cuánto tiempo al estudio, cuanto tiempo a mi trabajo, cuanto para hacer deporte, ¿quiero hacer una escapada una vez al mes a una ciudad interesante? Lo apunto. ¿Quiero comer con mi familia o hacer dos excursiones a la naturaleza? Lo anoto. Y de ahí paso a definir cómo es una semana ideal para mi. Pero recuerda que lo que busco es crear visión, no estoy planificando mi semana, sino definiendo cómo concibo que es una semana ideal para mi. ¿Que quiero hacer entre semana? Por ejemplo, quiero salir con mi mujer a cenar una vez cada semana con un canguro para mi hija. Anotado. Quiero salir de la ciudad el fin de semana. Anotado. Quiero entrenar cuatro días. Operar el mercado cinco. Comer con los amigos uno, etc. Todo apuntado.

Y el siguiente paso es definir cómo es un día ideal. ¿A qué hora me levanto? ¿Qué hago y cómo ocupo mi tiempo? En mi caso me levanto a las cinco de la mañana, y las primeras dos horas son para la lectura o el estudio. Luego estoy con mi pareja y luego con mi hija. La ayudo a vestirse, le preparo el desayuno y la llevo a la guardería. Luego comienzo mi jornada profesional. Etc. todo lo que forma parte de mi día ideal está especificado y me ayuda a generar claridad y visión.

Al definir mi día ideal me aseguro de incluir aquellas actividades que valoro más. Si para mi es importante leer cada día, quiero asegurarme de incluir eso. Si para mi es importante pasar tiempo con mi mujer y mi hija, quiero añadirlo. Si es importante la salud, quiero darle un espacio. Mi día a día debe expresar los valores y experiencias que quiero que formen parte de mi vida.

Este ejercicio para crear visión es muy interesante porque permite crear congruencia. Si para mi una vida que tenga sentido quiere decir X, es imprescindible que lo que haga se alinee con eso.

Lo mismo sobre mejorar la alimentación, el descanso y el ejercicio. Considero que son áreas fundamentales sobre las que no se estudia lo suficiente. Cualquier mejora en ese sentido es una mejora en nuestras vidas. Comer mejor, y seguir un estilo que encaje con los valores de cada uno nos apoyará en todas nuestras áreas vitales. Aprender sobre el ayuno intermitente, la dieta cetogénica, la paleodieta, o simplemente aumentar la comida real en nuestro día a día y dejar a un lado la comida procesada, son decisiones que favorecen nuestros niveles de energía y nuestra salud.

Igualmente apostar por el descanso es importante: mejorar la cantidad y calidad de nuestro sueño es fundamental como operadores. Debes dormir profundamente para que tu mente tenga la oportunidad de “cablearse” adecuadamente y pueda realizar las asociaciones que forman parte de los nuevos aprendizajes. Pero eso no sucederá por azar si no está sucediendo ya. Debes priorizar. Elegir mejor como pasas tu tiempo, a qué hora te acuestas, etc.

Y hacer ejercicio físico es otro gran elemento que puedas priorizar en vacaciones. No importa mucho qué elijas, simplemente haz algo que te guste y que puedas sostener. Tienes un cuerpo maravilloso que es capaz de grandes hazañas, y está diseñado para ir mucho más allá de lo que le solemos exigir en nuestros estilos de vida sedentarios. Pasea por la naturaleza y deja que la vista descanse con colores diferentes a los de la ciudad y a los de la pantalla. Huele el aroma del campo o el salitre de la playa. Observa cómo se pone el sol. Sumérgete en el agua fría de un lago. Haz una carrera ligera sin más expectativas que conectar con tu cuerpo. Atiende a tu respiración y siente el corazón palpitar. Juega con tus hijos como si fueras uno más. Trepa a un árbol o haz flexiones. O apúntate a un gimnasio si te quedas en la ciudad y aprovecha que estarás más tranquilo para hacer actividades novedosas como una clase de yoga, de pilates, o de crossfit, prueba el tabata, haz hiit, o simplemente aprende a hacer la vertical.

El ejercicio te aportará mayor claridad, descansarás mejor, eliminarás toxinas, tu mente se sosegará, tendrás un mayor bienestar y todo ello incrementará tu capacidad de permanecer concentrado cuando estés de nuevo frente a la pantalla operando el mercado.

Finalmente, el tercer grupo de actividades que es ideal retomar en verano son las lecturas complementarias. No hace falta que tengan que ver con el trading, ni con la probabilidad, o la economía. Aprender sobre la generación de buenos hábitos, sobre la voluntad, sobre cómo desarrollar la memoria, o cómo estudiar mejor, leer sobre psicología social, o sobre filosofía contemporánea, sobre nutrición y ejercicio, y sobre meditación, sobre cómo potenciar el descanso activo o sobre eficiencia y uso del tiempo, son buenas opciones. 

Al final las vacaciones pueden aportar un espacio de crecimiento indirecto, pueden ayudar a que reemprendas el trading con mayor entusiasmo y con una mente más dispuesta y enfocada.

Las opciones son múltiples. Solo deseo que encuentres las que te satisfagan más.