Pasar al contenido principal

Hacer trading dos horas al día

hacer trading dos horas al día

No puedo fracasar en este proyecto, simplemente no puedo. He visto lo que hay en la mesa de apuestas, ¿cómo renunciar a ello? ¿Qué me espera si fracaso? ¿Regreso a la jornada de 9 a 19h sin más? No puedo hacer eso. No lo soportaría. Además estoy tan cerca.

Una de las cosas que permitía a ese aspirante a trader superar el dolor emocional de cada pérdida, de cada derrota, de cada semana en la que veía como su cuenta regresaba al punto de partida era imaginar esa otra opción: regresar a su antigua profesión, a un trabajo que no le llenaba y que le exigía estar horas y más horas encadenado a una mesa. El trading -se decía- era liberta, era poder elegir cómo vestir en el puesto de trabajo, dónde trabajar, qué horario hacer, era no tener que seguir órdenes de nadie y sobretodo esto: poder dedicarse solamente un par de horas al trabajo.

Quién quiere dedicar ocho o más horas si puede lograr lo mismo en menos tiempo, ¿verdad? Te lo diré: los traders profesionales. ¿Qué creías? ¿Que trabajaban un par de horas al día? ¿Qué iban al mercado tendía la caña de pescar, llenaban la cesta y en un par de horas estaban de vuelta para el campo de golf? ¿Eso crees que hace un trader profesional? ¿Esa es la llamada que has sentido en primer lugar? ¿Para eso estás aquí? Si es así prepara el botiquín porque vas a sufrir mucho en esta profesión.

Permite que te deje las cosas claras: vende mucho decir que como trader vas a poder vivir de esto dedicándole un par de horas al día. Así serás rico en dinero y en tiempo. Mira, los traders profesionales se dedican a esto con cuerpo y alma, por lo demás como en cualquier otra actividad de alto rendimiento.

¿Crees acaso que un jugador de fútbol profesional va solamente a los partidos? ¿Qué en un par de horas de correr y doblar ya ha cumplido y puede regresar a su mansión? Abre los ojos. Un jugador profesional vive el fútbol 24 horas al día: cómo como un profesional, entrena la velocidad, la resistencia, la coordinación, la táctica, la técnica, la estrategia como si no hubiera un mañana, porque de hecho, si no lo hace, puede ser que no haya un mañana para él.

¿Y un boxeador profesional? ¿qué hace? ¿Un par de combates a la semana, o más bien se rompe el alma desde que sale el sol hasta que se pone? Para vivir del boxeo ¿qué imaginas que debe hacer? Técnica, coordinación, velocidad, reflejos, combinación, fondo, fuerza, resistencia, dieta, descanso. Es eso o quedar doblado en la lona.

¿Y un trader? ¿Abre el ordenado, toma un par de sorbos de café mientras mira qué ha hecho el precio, entra sus posiciones, las aguanta y en un par de horas está sentado encima de una montaña de dinero? Eso no va a pasar. Eso no es lo que harás. Eso no es lo que te espera.

Te espera el sufrimiento emocional porque, si esa imagen es la que has comprado, si algún “gurú” sin escrúpulos te ha hecho creer que vas a dedicar un par de horas al trading y operar como un profesional, bueno, en algún lugar alguien está equivocado.

Entiende que el trading es una actividad de alto rendimiento, igual que el fútbol, igual que el boxeo, no hay un hueco para los aficionados, los aficionados, los amateurs no viven de esto.

Pueden pasar el tiempo en esto, pueden hablar de esto, pero no pueden vivir de esto. El trading es una actividad muy exigente y no está bien que comiences en este proyecto con una idea falsa en la cabeza. No tienes que trabajar dos horas y ya está. Tienes que dejarte el alma en lo que haces, tienes que vivir el trading 24 horas al día, tienes que soñar con el trading, con cada punto de tu trading plan, con tus herramientas, con la forma cómo analizas, como entras, como gestionas, como registras, como tomas decisiones. El trading es eso o la muerte. La muerte financiera, y la muerte de un sueño, no es que no puedas vivir del trading, es que te estás enfocando mal.

Si te acercas al trading para poder renunciar a un trabajo de 9h a 19h despierta, como trader tienes que estar dispuesto a dedicar mucho más que eso. Corriendo todo lo que puedas te mantendrás donde estás, y para avanzar tienes que correr el doble de lo que puedas.

24 horas al día como trader o la muerte.

Entonces ¿qué pasa con ese sueño de ser rico en tiempo? ¿Acaso no es posible? Si, es posible, lo que no se es si es posible para ti. Lo que no se es si, con la actitud errónea te será posible llegar a ese punto en el que puedes ser rico en tiempo.

Si el motivo por el que estás en este proyecto es porque lo que hacías antes no te gustaba y crees que con algo de dedicación vas a lograrlo como trader, estás equivocado. Lo único que lograrás será dolor.

Si no quieres volver al horario que hacías en el almacén, o en la obra, si no quieres un trabajo que implique estar fuera de casa todo el día, con desplazamientos en viajes, con pérdidas de tiempo atacado en una carretera, si lo que te mueve es evitar eso, el trading no es para ti. Creeme. Esos motivos son erróneos. No son válidos. No son suficientemente  buenos como para que des todo lo que debes dar.

Debes sacar lo mejor de ti mismo. Correr todo lo que puedas para estar donde estás, y correr el doble para avanzar. ¿Como vas a correr el doble de lo que puedes si lo que te mueve es la comodidad? No lo harás. No harás lo que debes hacer. No darás lo mejor de ti mismo, no te dejarás el cuerpo y el alma en el mercado y por ende el mercado no te dará lo que buscas.

No seas ingenuo. No vas a llegar a esta profesión y competir con los mejores del mundo y derrotarlos. Eso no va a pasar. No te van a dar su dinero. Cualquier victória que creas lograr será espúrea, será efímera, será un espejismo. No la podrás sostener.

Mientras tu duermes el enemigo está atento, se prepara, física y mentalmente, desarrolla su técnica, su estrategia, su aproximación no es jamás improvisada, no abre el ordenador y dice: oh, una vela que muestra rechazo, ¿Sería un profesional si lo hiciera? No dice, he perdido, voy a enseñarle al mercado de qué pasta estoy hecho, ¿te crees que voy a soltar mis posiciones porque retrocedas en mi contra? Ya verás quién es más fuerte. Y claro que lo ve. El mercado es más fuerte. No seas iluso.

Cuando te pones delante de tu ordenador otros hemos dedicado una hora a preparar nuestra mente, y nuestro cuerpo, hemos asegurado un descanso reparador, hemos meditado, hemos hecho yoga, hemos triturado los datos del día anterior, de la semana anterior, del mes anterior, sabemos donde cerró el mercado y cómo, anticipamos las tres formas en las que puede abrir y qué haremos en cada escenario, estamos tranquilos pero atentos. Tu te sientas delante del ordenador y comienzas a mirar. Otra ya tienen claro qué harás y cómo birlarle la cartera.

¿Entonces? ¿Es un mito? ¿Es una falsa idea? ¿No es lícito pensar que como trader puedas ser rico en tiempo? Si. Es totalmente lícito. Lo que digo es que, si ese es el motivo por el que estás aquí debes cambiar. No te vale como driver. No te va a mantener enfocado en la forma en que debes estar enfocado. No te va a mantener atento y concentrado el tiempo necesario.

Ser la mejor versión de ti mismo que puedes llegar a ser. Ese debe ser tu objetivo. Como trader o como aspirante a cualquier otra actividad de alto desempeño. La mejor versión. No llegarás a ella en un paseo, ni en un solo paso, ni de forma improvisada. No será fácil. Pero merecerá la pena. Porqué, si haces lo que debes hacer, si te dejas las pestañas en la pantalla, si trabajas para erradicar todos y cada uno de tus puntos débiles, si mejoras en tus atributos con entrega absoluta, soñando con el mercado, triturando tus datos, persiguiendo tus dragones mentales, si eres capaz de dedicarte al aprendizaje del trading como un profesional del fútbol se entrega a ese deporte, si logras la intensidad que requiere el boxeo profesional, entonces, puede, y ojo que no hay garantías en esta profesión, puede que lo logre. Puede que pases de ser competente a ser consistente. De poder mantener tu cuenta más o menos sin perder, a ganar. Y luego de ganar algo a ganar mucho.

Si haces eso, entras al otro lado del espejo todo cambiará para ti. Pasarás del cero al uno, y uno, recuerda, es infinito más que cero. Ahí estarás liberado, habrás ganado el derecho a decidir cómo quieres vivir. Pero lo habrás ganado a la fuerza, luchando, peleando por ello, dejándote el cuerpo y el alma. Nadie te lo va a regalar porque nadie te lo puede regalar. Tienes que lograrlo tú o transformarte en el tipo de persona capaz de lograrlo.

Entonces sí, en ese momento ya no dependerás del tiempo. Pero entonces pregúntate ¿por qué ibas a dedicar un par de horas al día a esta actividad? Si tus ingresos no son lineales, si no dependen de tu tiempo ¿por qué dedicar un par de horas al día? ¿No es más sensato dedicar un par de horas a la semana? Si operas con cinco contratos dos horas al día, cinco días a la semana puedes lograr el mismo resultado operando con 25 contratos dos horas un día a la semana. Puedes encontrar tu especialidad. Imagina que dominas la apertura de los lunes. Con la información de la semana anterior y viendo la cotización en asia puedes anticipar tres escenarios y sabes qué hacer en cada uno de ellos. Domina eso y podrás trabajar solamente el lunes, el resto de la semana para el golf.

Si operas con 25 contratos un día a la semana pasa a operar con 25 contratos cuatro días a la semana y tomate el resto del mes libre. Las opciones son ilimitadas, conozco un trader que trabaja solamente el primer trimestre del año.

Pero entonces pregúntate ¿para qué necesitas hacer trading? ¿Para qué lo quieres? Si te liberas de un horario, si puedes conseguir el tiempo que quieras, ¿qué harás?  Y más te vale tener una respuesta a esta pregunta. ¿Haces trading porqué te gusta hacer trading? Entonces puede que vuelvas al nivel anterior en el que estabas dispuesto a hacer trading 24 horas al día. En ese caso puede que descubras que haces trading porque saca lo mejor de ti mismo, porque te exige ser siempre tu mejor versión y eso, ese proceso, esa exigencia para contigo mismo es lo que quieres. En ese caso estás en otro nivel. Harás trading porque eres trader.