Pasar al contenido principal

Jugadores profesionales

Jugadores profesionales

Los casinos los odian, y si les descubren les expulsan y les vetan la entrada (algunas veces con violencia incluida). Es lógico, los casinos saben que un jugador profesional les puede desplumar, pero ¿cómo es eso? Cuando uno juega al Black Jack o a la ruleta ¿no es el azar el que determina quien sale ganando y quién no?. De hecho los casinos saben muy bien que su beneficio depende de tener una ventaja estadística sobre sus clientes. Ellos, como banca, saben perfectamente que no pueden controlar los dados, las cartas o la ruleta... pero también saben que pueden poner las probabilidades a su favor. Está claro que el propietario de un casino no espera ganar en todas y cada una de las manos que se juegan, en todas y cada una de las mesas de que dispone, todas y cada una de las noches... Sabe que un cliente puede batir a la banca alguna que otra vez, así es el azar... pero también sabe que a la larga la ventaja estadística está a su favor, de este modo, aun que algún cliente afortunado salga vencedor alguna noche, el casino se lleva la mayor parte del dinero en juego. Este concepto es muy relevante: nadie sabe donde irá a parar la bolita en la ruleta en una jugada determinada... sencillamente el resultado es aleatorio... pero los propietarios del casino saben que la probabilidad de que gane la banca es superior a la probabilidad de que ganen sus clientes. Esto no quiere decir que sus clientes no puedan ganar, podrían hacerlo y de hecho de vez en cuando lo hacen. El punto importante es que el casino cuenta con una ventaja estadística y que a la larga irá ganando más que sus clientes, lo que al final supondrá que ellos saldrán desplumados y el casino se quedará con su dinero. Ahora bien, un jugador profesional es alguien que se enfrenta al casino con una actitud muy especial: va a ganar a la banca en su propio juego. Para ello tiene que disponer de una ventaja estadística. Algo que ponga la probabilidad de ganar a su favor y en contra de la banca. Una de las formas de hacerlo es contando cartas, por ejemplo, en el Black Jack, otra forma es estudiando los resultados de la ruleta: cualquier imperfección mecánica, o el más pequeño desequilibrio de la mesa, puede "favorecer" que la bolita se pare en cierta zona por encima de cierta otra... Esto, a simple vista es indetectable, pero un control riguroso de los resultados y su posterior tratamiento estadístico, indica a los jugadores profesionales que ciertas casillas tienen una probabilidad superior a otras. Decía Mark Douglas que la profesión más parecida al trading es el juego profesional: ellos saben gestionar el riesgo de sus posiciones, tienen claro que para ganar necesitan disponer de una ventaja estadística y que es imprescindible que sean disciplinados.

  1. Gestionar el riesgo: money management.
  2. Ventaja estadística: sistema de trading.
  3. Disciplinados: gestión emocional.

Tres atributos que se necesitan tanto para ganar al casino como para ganar en los mercados financieros. Los traders profesionales necesitan una ventaja estadística para ganar, porque los resultados de cualquier operación tomada de forma independiente son aleatorios. Atención a este tema: cuando un trader entra en el mercado el resultado de su operación es completamente aleatorio y NO depende de su análisis... Esto es así porque para que la operación vaya a su favor OTROS participantes tienen que aparecer y mover el precio, y también porque basta con un solo trader para poner el precio en su contra. Así que para ganar lo que se necesita es un sistema que arroje una ventaja estadística. De esta manera, a la larga, las operaciones positivas serán superiores a las negativas y se ganará más de lo que se perderá. Así ganan los casinos, los jugadores profesionales y los traders. Ahora bien, es igual de importante el manejo del riesgo (money management) y la aplicación disciplinada del plan de trabajo (la gestión emocional y la aplicación del Trading Plan). Estos son los elementos que permiten ganar.