Pasar al contenido principal

La dopamina y el mercado

La dopamina y el mercado

La sensación de estar en el mercado es comparable en cierta medida a la que sienten los drogadictos, de hecho hay recientes estudios de universidades americanas demostrando en sus experimentos con jugadores de cartas que mientras jugaban e independientemente de sus resultados, el simple hecho de estar jugando aumentaba el nivel de dopamina en el cerebro.

La dopamina es una sustancia química natural que nos produce sensación de satisfacción y placer. Esta puede ser una razón por la que operamos más de lo necesario, por el simple hecho de sentir la sensación de estar en el mercado. Por eso, al igual que no todo el mundo sirve para la natación o el alpinismo, hay gente que no sirve para este oficio, por los nervios y por lo mal que lo pasa. En este caso, es mucho mejor que opte por inversiones más sencillas, tipo apartamentos o letras del tesoro, de esta forma conseguirá llevar una existencia más apacible y sufrir sólo por el retraso en el pago de las mensualidades o por los posibles destrozos de los inquilinos en sus propiedades.

La Bolsa me ha afectado en todos los ámbitos de mi vida, y posiblemente te suceda a ti: pasarás de la euforia y del "soy un genio" a la depresión más profunda ("si seré imbécil, fui a vender pero...). Ni genios ni idiotas, nos consideramos personas normales desarrollando una apasionante y dura actividad para la que no todos estamos preparados. Requiere un aprendizaje. Mi mujer con solo mirarme sabe los resultados de mi operativa, después de verme años en esto. Con el tiempo aprendes a convivir con las perdidas y con las ganancias cada día, y a que el resultado de tus operaciones no influya en tu vida privada.

Por eso, es fundamental planteártelo de manera fria y calculadora, sin excesiva alegría ni tampoco desconfianza, como si fuera simplemente un negocio, considerando los beneficios como ingresos y las pérdidas como gastos. En lugar de un bar, un restaurante, una mercería o una tienda de ropa tienes un negocio de Bolsa. Perder forma parte de cualquier negocio, y perder lo menos posible es el primer paso para empezar a ganar. El enemigo no son los tiburones, ni las grandes casas de valores, ni el mercado. El enemigo eres tú mismo y cómo vas reaccionando ante las pérdidas y las ganancias. Nuestras operaciones tomadas de una en una le son absolutamente indiferentes al mercado, entre otras cosas porque son una nimiedad si las comparamos con la magnitud del volumen contratado en cada sesión. Al fin y al cabo, el mercado acaba siendo una especie de lucha o juego psicológico con nosotros mismos, que consiste nada más y nada menos que en encontrar un equilibrio entre el miedo y la avaricia.

El miedo a perder y la avaricia de querer seguir ganando. Por eso es tan importante conocernos y saber si vamos a ser capaces de reaccionar ante lo que vemos en la pantalla de nuestro ordenador, o por el contrario el miedo nos paralizará, o quizá la avaricia nos atrape y entremos anticipadamente al mercado. El mercado suele ser generoso con los que siguen sus normas e implacable con quienes las quebrantan. 

En la Bolsa no tienes jefes, ni horarios, ni empleados, ni compañeros, por este motivo es importante trabajar por objetivos diarios, semanales y mensuales. De lo contrario es muy fácil caer en las trampas del mercado y volvernos locos operando. Es conveniente considerar el mercado como un río, en el que hay abundante pescado y al que sólo nos acercamos cuando tenemos hambre, siempre con precaución y mucha disciplina. Reducir tu jornada con el trading al menor espacio posible, descansar, hacer deporte, despejar la mente, tener claro tu objetivo son acciones de una gran valía.

Hay un dicho bursátil que dice: "Nadie aprende a operar en Bolsa hasta que se ha arruinado por segunda vez". Interesante. Me marcho con varias frases sobre los mercados financieros que me han ayudado mucho, feliz día y feliz trading:

  •  "La verdadera manera de ganar mucho consiste en no querer ganar demasiado." (Francois de Salignac)
  •  "En vez de intentar controlar el mercado deja que el mercado te diga lo que debes hacer." (Charlie F. Wright)
  • "El orgullo de la opinión es responsable de más personas arruinadas en Wall Street que cualquier otra causa." (Charles Henry Dow).
  • "La gente quiere gurús, por lo que éstos seguirán llegando. Todo trader debe darse cuenta de que, a largo plazo, ningún gurú le va a hacer rico. Debemos aprender a operar de forma independiente. Todos los gurús acaban desapareciendo." (Alexander Elder)