Pasar al contenido principal

La rueda del trading

La rueda del trading

Si analizamos los resultados finales que estás consiguiendo podemos ver que dependen de la conjunción de, como mínimo estas distintas áreas:

  • Oportunidades en las que participas.
  • Porcentaje que arriesgas en cada oportunidad.
  • Relación entre el riesgo que asumes y el beneficio que esperas.
  • Porcentaje de operaciones ganadoras Vs perdedoras.
  • Número de oportunidades que identificas.
  • Toma de Beneficios.
  • Gestión de la posición.
  • Estado emocional en el que estás.
  • Registro de tu desempeño.
  • Trabajo sobre tus puntos débiles.
  • Nivel de energía, que depende de tu descanso, ejercicio físico y nutrición.
  • Claridad mental y foco, relacionados con el trabajo sobre ti mismo, el orden que has impuesto a tu vida “fuera del trading”, los niños, otras obligaciones.

Esta sencilla herramienta, consiste en puntuar cada una de estas áreas, o de otras que pudieran ser importantes para tus resultados como trader, entre el 1 y el 10. Cuanto mayor es tu nivel de competencia en uno de estos apartados, mayor es tu puntuación.

Por ejemplo: Oportunidades en las que participas: ¿Están bien definidas? ¿Tienes claridad sobre ellas? ¿Cuando las aprovechas lo haces sin dudar, o más bien te precipitas y tomas operaciones de forma improvisada? Si consideras que tu dominio de ese área es elevado puntuas alto, por ejemplo un 7, un 8, un 9. Si al contrari,  consideras que es uno de tus puntos débiles te das una puntuación baja, un 3, un 4.

Luego tomas el siguiente aspecto: Porcentaje que arriesgas en cada oportunidad. ¿Tienes claro qué porcentaje debes arriesgar? ¿Respetas ese porcentaje? ¿Sabes qué debe pasar para aumentar tus posiciones y en qué supuestos disminuyes ese riesgo máximo?

Si arriesgas demasiado, puedes incurrir en riesgo de ruina, pero si arriesgas demasiado poco, dejas dinero en la mesa. Si este aspecto lo tienes dominado te puntúas alto, y en cambio si, sabiendo lo importante que es, improvisas o lo incumples te das una puntuación más baja.

Relación entre el riesgo y el beneficio: ¿Qué tal lo haces? ¿Tus operaciones ganadoras son mayores que tus operaciones perdedoras? Si es así ¿en qué relación? Dos a uno, tres a uno, seis a uno ¿o son menores o iguales?

¿Qué porcentaje de operaciones ganadoras obtienes en tu operativa en relación a las perdedoras? ¿50 50?¿60 40? ¿70 30? Haz tu evaluación y puntúa tu desempeño.

¿Y las operaciones que identificas? ¿Dispones de un sistema que te da una oportunidad bien definida al día, a la semana? ¿Cada pocos minutos? ¿Qué tan satisfecho estás con eso? Puntúa alto si tienes un número de oportunidades que encaja con tus necesidades y bajo si el número es menor del que te gustaría.

¿Qué tal gestionas la toma de beneficios? ¿Tienes claridad sobre lo que el mercado ofrece y lo aprovechas al máximo? ¿Te quedas corto las más de las veces y sales antes de tiempo? ¿O al revés, intentas aprovechar recorridos inexistentes y al final el precio se gira en tu contra y devuelves al mercado lo que ya “era tuyo”.

¿Y qué tal haces la gestión de tus posiciones? Una vez has entrado ¿disminuyes el riesgo adecuadamente? O al contrario, ¿dejas que la posición se despliegue como quiera mientras miras como un observador pasivo? ¿Estás satisfecho con tu forma de gestionar la posición? ¿Ajustas los stops demasiado pronto de manera que el precio te suele sacar en más ocasiones de las que querrías? O ¿estás encantado? Evalúa ese aspecto: Una nota alta si estás satisfecho y baja si crees que deberías mejorar.

¿Y tu estado emocional? Cuando estás frente a la pantalla, ¿estás centrado, relajado, sereno, o más bien agitado, inquieto, frustrado? ¿Qué tal dominas tus estados emocionales? ¿Eres una víctima de las cosas que suceden en tu operativa y te enfadas cuando pierdes una oportunidad, o al contrario, ganes o pierdas sigues centrado y estable? Puntúa también ese aspecto.

Avancemos y atendamos al registro de tu operativa. ¿Tienes una forma sistemática de trabajar sobre tu trading recogiendo información de calidad que te permita luego identificar tus áreas de mejora? ¿Tomas notas de tus observaciones? ¿Llevas un diario de trading detallado en el que especificas los qués y los cómos? O por el contrario, no crees que eso sea relevante y te centras en operar el mercado. Puntúa con buena nota, si eres sistemático en la obtención de datos e observaciones sobre el mercado, y bajo si es algo que haces de pasada o simplemente no crees que sea relevante.

¿Tienes un plan para identificar tus puntos débiles y tus áreas de mejora y sabes cómo avanzar de forma sistemática en el trabajo sobre ti mismo? O más bien improvisas y vas haciendo “lo que puedes” día a día, ¿“cómo puedes”? ¿Sabes dónde debes poner tu foco de atención cuando estás frente a la pantalla? ¿qué aspecto específico debes eliminar de tu desempeño con absoluta prioridad porque está mermando tu cuenta de resultados ¿O al contrario, operas con la “esperanza” de ir mejorando con el tiempo?. Puntúa alto o bajo según proceda.

Reflexiona ahora sobre tu nivel de energía: ¿Te sientes descansado, y satisfecho, o más bien agotado? Puntúa en función de tu evaluación. ¿Tienes claro qué debes comer, qué debes evitar comer, cuantas horas de sueño debes procurarte y actúas acorde a ese conocimiento? ¿O al contrario, tu actitud es de resignación porque tus deseos van por un lado pero es la vida quién lleva tu agenda.

Y finalmente puntúa tu claridad mental y tu foco: ¿Estas centrado, creativo, satisfecho, feliz? ¿O más biena apesadumbrado, disperso, confundido?

Estas categorías son solamente algunas sobre las que puedes reflexionar, pero sea cuales sean el valor del ejercicio viene a continuación:

Imagina, que dispones tus puntuaciones en los ejes de una supuesta rueda tal como en esta ilustración ¿Qué tal “redonda” será tu rueda?

Si tienes áreas en las que puntúan muy bajo tu rueda estará abollada y tu rendimiento ir a trompicones. Si al contrario te centras en “mejorar” tus áreas menos puntuadas y las equilibras conseguirás una rueda “redonda” que te llevará al a consistencia de una forma suave y tranquila.

Esa es la rueda del trading: una representación visual de tu desempeño individual que te puede hacer reflexionar sobre qué aspectos debes trabajar primero y donde debes invertir tu energía.

Observa que, desde este punto de vista, no tiene mucho sentido seguir mejorando tus puntos fuertes mientras sigas teniendo áreas problemáticas. Tu avance en ese caso seguiría siendo a trompicones. Es más sensato mejorar tus puntos débiles.

Si tu capacidad de identificar ventanas de oportunidad  es excelente y puntúas muy alto ahí, pero tu toma de beneficios es errónea, tus resultado se verán directamente afectados. Lo que mejorará tu desempeño no será la calidad de tus ventanas de oportunidad, si no las mejoras en el proceso de toma de beneficios.

Piensa en tu propio camino e identifica las categorías que tiene más sentido para ti, y para tu estilo de trading y luego trabaja sobre tus puntos débiles y haz que la rueda de tu trading sea los más redonda posible.