Pasar al contenido principal

La serpiente y el miedo en el trading

A veces me preguntan cuánto gana la gente que opera en Bolsa con la preparación conveniente, y la respuesta es complicada de dar. Veo personas que en tres semanas comienzan a operar en simulado con una naturalidad pasmosa, y otras recibiendo el mismo conocimiento les cuesta hacer clic al ratón para poner su orden en el mercado porque tienen dudas o miedos. No solamente debes tener un  sistema, un plan de trading, conocimiento técnico, de gestión monetaria, bla, bla, bla... es más complejo que esto. Esto del trading, de la Bolsa, no es tanto haces tanto ganas, o tanto sabes tanto ganas. Hay muchos traders con cientos de cursos y libros leídos que son incapaces de operar en real. Entre otros motivos por la historia de la serpiente que leerás más abajo.

Para que puedas entenderme mejor, déjame que te explique por favor. Podemos coger a dos personas desde cero, darles la misma formación a ambos, todo igual y de repente una gana 175 Euros de media diaria, y la otra pierde 100 Euros; ¿Cómo es posible Juan? ¿Qué me estas contando?

Este es uno de los motivos por los que renunciamos a dar cifras concretas, porque tú eres tú con tus miedos y fantasmas. Por ejemplo, el riesgo, aceptar el riesgo. Cada persona lo maneja de una forma diferente. Aceptar el riesgo quiere decir aceptar las consecuencias de las operaciones sin malestar emocional ni miedo. Esto significa que debemos aprender a pensar en el trading y nuestra relación con el mercado de tal manera que la posibilidad de equivocarnos, de perder, de dejar pasar una oportunidad o de dejar dinero sobre la mesa, no dispare nuestros mecanismos psicológicos de defensa y nos aleje del flujo de oportunidades. Por este motivo cuando veo a dos personas hacer trading es curioso como, viendo las mismas señales, actúan de distinta forma, porque cada uno acepta el riesgo de diferente manera.

Si puedes aprender a encontrar un estado de ánimo en el que no te dejes afectar por el comportamiento del mercado, los conflictos cesarán. El sentido exacto de las expresiones "equivocarse", "perder", "desperdiciar una oportunidad" o "dejar dinero encima de la mesa" es diferente para cada uno de nosotros. Lo vas a entender perfectamente con un ejemplo: "El de la serpiente":

Un trader tenía miedo de las serpientes, un día su mujer había salido y decidió ir con su hija a cenar con unos amigos. Lo que ellos no sabían es que en casa de dichos amigos tenían una serpiente doméstica.

Cuando el hijo del amigo trajo la serpiente para mostrarla a todo el mundo, el trader fue presa del pánico y saltó prácticamente hacía el otro extremo de la sala para estar lo más lejos posible de la serpiente. Su hija, por el contrario, estaba totalmente cautivada por la serpiente y no quería alejarse de ella.

Al padre le sorprendió poderosamente la reacción de su hija. Ella no se había espantado como él había pensado que ocurriría. El no le había enseñado a no tener miedo a su hija, era algo innato en ella. El padre suponía que su hija tendría miedo, la mayoría de los traders suponen que tendrán miedo de equivocarse, de perder, de desperdiciar una oportunidad. Creen que simplemente con tener coraje podrán neutralizar ese miedo. En ese momento se produce una lucha interna.

Por tanto, cada persona es un mundo, y estas emociones influyen en los resultados. Yo no sé cuánto tiempo vas a tardar exactamente en superar estos temores, si uno acepta el riesgo como un profesional sabe hacerlo, no percibirá nada de lo que el mercado pueda hacer como una amenaza. Y si no hay amenaza, no hay nada que temer: como en el caso de la serpiente. Si no tienes miedo, no te hace falta coraje ni esforzarte porque todo te parece natural, como el caso de la hija de este trader.

Piénsalo. No es comparable el que fulanito empiece a operar en 4 meses, y tú por tanto debas también concluir que tardarás más o menos lo mismo. No es tan sencillo. Ahora bien, es posible y viable para ti si así lo deseas, siempre y cuando te mantengas constante, firme y decidido. No es cuestión de suerte ganar de forma consistente, no es cuestión de ser más listo o lista, ni siquiera de habilidades. Para mí es cuestión de perseverancia y de no arrojar la toalla. Mantenerse curioso y activo a la par, escuchando a traders profesionales y aprendiendo a gestionar tus propias e intimas emociones.

Cuando la amenaza de dolor se va, el miedo correspondiente desaparece, así como los errores provocados por el miedo. Será ese momento en el que te encontrarás con una mente capaz de ver lo que esta disponible para ti, y actuar en consecuencia con lo que ves. Sin amenazas, sin temores, sin miedos.

Siempre he dicho que es malo operar muy pronto sin el conocimiento adecuado, pero igualmente es muy dañino no pasar a la acción y estar años operando en simulado. Tienes que tocar la serpiente, acariciarla, ver cómo te sientes con ella, si estás con un sentimiento de amenaza o no. Esto marcará la diferencia. No es lo mismo tener al lado una serpiente de plástico, que una serpiente real. Con esto no digo que el trading sea algo terrorifico, pero sin duda te hará sentir un conjunto de emociones interesantes que hay que saber manejar, aceptar, para que no interfieran en la toma de decisiones. Debes bailar con ellas cómo lo harías con una enorme serpiente.